0,00 S/

No hay productos en el carrito.

17.9 C
Lima
miércoles, junio 12, 2024

¿Cambiará algo las elecciones?

[contact-form][contact-field label=»Nombre» type=»name» required=»true» /][contact-field label=»Correo electrónico» type=»email» required=»true» /][contact-field label=»Web» type=»url» /][contact-field label=»Mensaje» type=»textarea» /][/contact-form]

Por Miguel Polo

La frágil democracia peruana sigue teniendo las mismas deficiencias desde hace décadas: corrupción política, falta de atención a las necesidades básicas de la población, tomar lo público como asunto privado, falta de una real transformación (o reforma, si se desea) del Estado, la instrumentación de la política, entre otros. Los ciudadanos no van a votar convencidos por un proyecto de país, sino porque la ley los obliga; no quieren ser multados, pues desconfían de la clase política. Y esa desconfianza nace de la experiencia de la conducta política de las últimas décadas.

Y para animar a la gente, algunos medios resaltan que las elecciones son una fiesta democrática, la esencia de la democracia, o expresiones por el estilo. Si bien la democracia representativa es importante en la democracia, hay que preguntarse ¿de qué tipo? Hay una crisis de la democracia representativas tal como lo hemos venido experimentando, pues nuestros representantes han defraudado la voluntad popular.

Debemos replantear la representatividad, renovando parte de los congresistas a los tres años de ejercicio, mayor participación de los colegios profesionales en la política nacional, mayor espacio para la vigilancia ciudadana de sus autoridades, rendición de cuentas de las autoridades políticas elegidas por el pueblo, entre otros. Pero el sentido sustancial no está solo en la participación, sino sabemos para qué. ¿Qué país queremos?

La fragmentación de los grupos políticos, sin una unidad de sentido, solo producirá nuevos gobiernos débiles, donde los poderes viven constantemente confrontados. Derechas, izquierdas, centros, grupos políticos regionales y otros con inspiración religiosa. Cada uno quiere afirmarse en el escenario o sacar el mayor provecho posible. O quizá exista algún partido con genuina visión de país, pero en esta circunstancia, poco podrá plasmar. Así, no se trata solo de elegir presidente y congresistas, sino de la viabilidad que van a tener para el ejercicio del gobierno. Y según los antecedentes, no nos espera nada auspicioso, solo pasos erráticos.

¿Cómo podríamos afirmar la democracia desde las elecciones? ¿Cómo no repetir lo mismo? ¿Qué debemos hacer para dar pasos firmes para el desarrollo del país? Lo urgente es un acuerdo nacional real que trace el camino de los próximos gobiernos y que refleje un sentido de unidad. Hasta el momento somos conscientes de ser un país fragmentado, dividido por tantos grupos e intereses, pero no se puede dar pasos firmes sin saber a dónde vamos como país. Pluralidad de visiones, sí, pero con unidad de sentido.

¿Tenemos los líderes nacionales y regionales con voluntad para generar acuerdos, consensos que nos unifiquen? Y si no existen, los ciudadanos debemos exigir una plataforma mínima para que el camino de los grupos políticos y los ciudadanos tenga un horizonte; sino, iremos de tumbo en tumbo, a veces avanzando otras retrocediendo. Los ciudadanos debemos expresar nuestro hartazgo de políticos con visiones mesiánicas, sin deseos de ponerse de acuerdo con otros para el bien de todos los peruanos. No habrá nueva política desunidos, por más que ingresen nuevos actores en el escenario político. Así solo podemos esperar más conflictos, escándalos y corrupción. Solo una apuesta por la unidad, aunque sea mínima, que surja del acuerdo, puede dar sentido a nuestros esfuerzos cotidianos.

 

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.