0,00 S/

No hay productos en el carrito.

18.3 C
Lima
sábado, mayo 18, 2024

Coaliciones para la gobernabilidad

Las coaliciones son fundamentales para gobernar, especialmente en democracias con sistemas de representación proporcional y semipresidencialistas como el peruano. Cuando, además, los sistemas de partidos son extremadamente débiles, la fragmentación y la proliferación de partidos –la mayoría de ellos intermitentes- no es una rareza; es más bien una situación endémica que costará revertir.

Esta fragmentación puede reducirse en alguna medida por la reforma política que elimina a los partidos que no compitieron o no alcanzaron al menos 5% de votos y cinco congresistas en las elecciones de abril del 2021. De 24 partidos inscritos en el JNE nos quedaremos sólo con ocho que lograron ambos requisitos (porcentaje de votos y número de congresistas). Dos más tendrán representación parlamentaria, pero pierden su inscripción porque alcanzaron el porcentaje mínimo de votos pero sólo cuatro congresistas cada uno; se trata del Partido Morado y Juntos por el Perú.

De los diez partidos que tendrán presencia en el Congreso 2021 – 2026, podríamos decir que cuatro se orientan hacia la derecha y sus líderes han expresado respaldo a la candidatura de Keiko Fujimori: además de Fuerza Popular (24 congresistas), están Alianza Para el Progreso (15), Renovación Popular (13) y Avanza País (7). En el caso de la izquierda, Perú Libre (37) y Juntos por el Perú (4) han suscrito un acuerdo en torno a la candidatura de Pedro Castillo. Quedarían por definirse Acción Popular (16), Somos Perú (5), Podemos Perú (5) y el Partido Morado (4).

Los apoyos en la segunda vuelta presidencial no se traducen necesariamente en alianzas parlamentarias. Pero si así fuera, el bloque liderado por el fujimorismo alcanzaría 59 congresistas; mientras que la izquierda lograría 41 y los que aún no se han manifestado suman 30.

Esto -insisto- siempre y cuando los acuerdos de segunda vuelta se mantengan por lo menos hasta la instalación del Congreso, lo que no es necesariamente seguro. El caso de Avanza País ilustra las diferencias entre candidatos presidenciales y parlamentarios: mientras Hernando de Soto se debatía hace poco entre Castillo y Fujimori, varios de sus congresistas habían ya anunciado su apoyo a la candidata de Fuerza Popular. Acción Popular es un caso emblemático, durante el último período han sido notorias las discrepancias entre facciones de congresistas y entre éstas y la directiva del partido que preside Mesías Guevara.

Si los acuerdos anunciados se traducen en votos al interior del Congreso, el bloque liderado por Fuerza Popular tendría ventaja para presidir la mesa directiva; con lo cual si Keiko Fujimori ganara la segunda vuelta tendría el control del Ejecutivo y el Legislativo, situación claramente diferente a la ocurrida con Kuczynski, Vizcarra y Sagasti. El riesgo es que podría perderse el equilibrio de poderes.

Pero si, además, partidos como Acción Popular, Somos Perú o Podemos Perú se sumaran a dicho bloque le darían una mayor holgura y podría reproducirse una estrategia de obstrucción a las iniciativas del gobierno en caso el ganador fuese Pedro Castillo, como indican hasta el momento las encuestas. Se trataría de una mayoría absoluta que tendría -incluso- la posibilidad de propiciar la vacancia presidencial de Castillo, situación no deseable pero tampoco descartable dada la creciente polarización en este tramo de la campaña electoral en que ha llegado a arengarse la muerte del contrincante (me refiero a R. López Aliaga gritando en público ¡Muerte a Castillo!).

Vuelvo al punto inicial de esta columna: las coaliciones son indispensables para gobernar, y lo son con especial relevancia en este periodo y con el Congreso que acabamos de elegir. Pero las coaliciones pueden también formarse en torno a objetivos no tan democráticos y perjudiciales para la gobernabilidad, ejemplos recientes tenemos.

Es en este marco de análisis que reitero la necesidad de un centro político capaz de dar equilibrio y aportar a la gobernabilidad; en ese centro podrían confluir -quién sabe- Acción Popular, el Partido Morado y Somos Perú. Los alineamientos no están del todo claros todavía pero la polarización extrema está causando mucho daño.

Como ha señalado Santiago Pedraglio en una reciente entrevista, “cada uno debe medir sus propias fuerzas y hacer el esfuerzo de concretar coaliciones, porque eso también significa conceder y es importantísimo hacer concesiones para construir un gobierno que sea mínimamente sostenible”[1].

[1] https://elcomercio.pe/elecciones-2021/santiago-pedraglio-pedro-castillo-y-keiko-fujimori-deben-tomar-consciencia-de-que-son-una-minoria-entrevista-noticia/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.