0,00 S/

No hay productos en el carrito.

20.1 C
Lima
lunes, abril 15, 2024

El tablero incierto del Bicentenario

A punto de cumplir este 28 de julio 200 años de independencia, el Bicentenario asoma en sus horas previas con un elemento que impregnaba también aquel momento fundacional: la incertidumbre. Una sensación que los peruanos y peruanas conocemos bien y hemos llegado a incorporar como parte consustancial de la realidad en un país en el que suele decirse que todo puede suceder.  Lo que impide mirar al futuro con un mínimo de previsibilidad. Un día antes de su juramentación como Presidente, el rumbo que tomará Pedro Castillo sigue teniendo más incógnitas que certezas, más presunciones y preguntas que respuestas.

¿Será moderado o radical? ¿O lo uno y lo otro dependiendo del tema y su necesidad de sobrevivencia política? ¿Logrará articular un equipo técnico que conviva con el partido que lo llevó a la Presidencia y que reclama su espacio en el gobierno? ¿Qué promesas cumplirá en el corto plazo y cuáles olvidará o postergará? ¿Cómo serán sus relaciones con un Congreso en el que parecería no tiene cercana la construcción de una mayoría? ¿Tendrá un respeto cabal a la libertad de prensa incluyendo a los medios incómodos?

Pocas veces un discurso tan esperado mientras se distrae a la tribuna con el anuncio del recorte de sueldo del Jefe de Estado, integrantes del Gabinete y congresistas lo que puede tener un impacto simbólico para varios sectores de la sociedad peruana pero que debería pasar ya no solo por un análisis respecto de los incentivos para trabajar en la administración pública sino también por la eficiencia y eficacia de todo el Estado y sus funcionarios para lograr objetivos y metas.

Un día antes de la asunción de mando todavía se desconoce el nombre del/la Premier, del Ministro/a de Economía y de la casi totalidad de sectores, salvo Salud que ya fue anunciado. Algunas pistas han dado las comisiones de transferencia (aunque con las habituales contradicciones partido-futuro gobierno), integradas por perfiles que no necesariamente ni en todos los casos terminarán siendo ministeriables. Jugar al misterio no parecer ser un camino propicio para un gobierno con debilidades y desconfianzas de origen que en una situación de grave crisis pandémica deberían haber sido despejadas más pronto que tarde.  Además, el nombre que suena fuertemente desde el partido para un cargo tan crucial como el Premierato -Roger Nájar- ha puesto sobre la mesa justamente los perfiles que no queremos en nuestras autoridades públicas: personas con graves antecedentes de violencia contra las mujeres. Un tema que, coincido con varias especialistas, debería ser regulado legalmente para preservarnos de las decisiones políticas de aquellos para los que la igualdad entre hombres y mujeres y los derechos de éstas son temas prescindibles.

Pero Castillo no es el único actor de este tablero. Otro ya movió fichas: el nuevo Congreso. La lista que representaba a nueve bancadas de diferentes tendencias no oficialistas, ganó la Mesa Directiva con una lista integrada por tres mujeres (de cuatro miembros), llevando a María del Carmen Alva (Acción Popular) a la Presidencia. Con un discurso sereno y de mano tendida al Ejecutivo en las formas, ha abierto la puerta a la colaboración y el diálogo para restablecer equilibrios en una relación entre poderes caracterizada en los últimos años por constantes sobresaltos. Pero también estableció condiciones claras. La primera, el respeto a las competencias del Parlamento. La segunda, la actuación en el marco constitucional vigente expresada en la frase de Miguel Grau: “No reconozco otro caudillo que la Constitución”.  La elección ha servido también para dar otras señales:  el centro puede aglutinar, el extremo puede aislar. No sabemos cuánto dure, pero abre la posibilidad a que la oposición constructiva sea un posible camino a recorrer en este Parlamento.

A través de su cuenta de Twitter, Castillo ya recogió virtualmente el guante. Días antes, en el Congreso de Perú Libre, habría señalado que “responderá al pueblo y no a un partido”[1]. Estaremos atentos este 28 para conocer cuál es la traducción real de esa voluntad en un discurso que deberá marcar las líneas que permitan saber hacia dónde quiere o puede Castillo llevar al Perú, más allá de un escenario constituyente poralizante y cerronizado.

[1] Diario La República. 25 de julio de 2021.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.