0,00 S/

No hay productos en el carrito.

21.4 C
Lima
martes, diciembre 7, 2021

MEDIO SIGLO CON BORGES” de MARIO VARGAS LLOSA

Mario Vargas Llosa declara que Borges es un escritor deslumbrante. Dice más: Borges es de lo mejor que hay en la literatura en español, después de los clásicos Cervantes y Quevedo. Por eso es que lo lee y relee, lo estudia y lo disfruta.

Este libro “Medio siglo con Borges” es una colección de artículos, entrevistas y conferencias sobre su admirado escritor argentino. Vargas Llosa recuerda que en su juventud sostenía una intensa polémica con su amigo, también notable escritor peruano, Luis Loayza (ya fallecido), acerca de Borges. Loayza desde aquel momento se declaraba rendido seguidor del fantasioso porteño. Vargas Llosa, no, él defendía al intelectual francés, Jean Paul Sartre. Los años y la calidad de la literatura de Borges se encargaron de persuadirlo y cambiar de idea. No era Sartre sino Borges el que sería imperecedero. Por su exquisitez, su erudición, su inteligencia creativa.

Vargas Llosa agrega que la literatura de Borges es radicalmente diferente a la que él hace. Borges es un inventor por naturaleza, caracterizado por su concreción precisa y su estilo inimitable. Es un fantasioso que escribe poemas y cuentos, pero también agudos ensayos. Vargas Llosa se reconoce un novelista que se nutre de la realidad, la cual le procura los temas que convierte en historias para hilvanarlas en palabras con sonoridad y buen ritmo. Dice entonces Vargas Llosa que él desarrolla lo que Borges aborrece; y aun así, no solo lo admira sino que lo ausculta para seguir aprendiendo.

Hay varias entrevistas personales entre ambos. Una primera en París en 1963 y otra en Buenos Aires en 1981. En ambas se tratan temas acerca de literatura, actualidad y política. Borges confiesa que no gusta de la novela. Dice que se trata de un “desvarío laborioso y empobrecedor…” y agrega, en descalificadora y categórica opinión conceptual, que la novela es…” explayar en quinientas páginas una idea cuya perfecta exposición oral cabe en pocos minutos.” Es igualmente drástico en lo político. Se trata de una actividad tediosa, aburrida, sostiene Borges. Nada mejor que el quehacer diletante, la fantasía, la imaginación sin límites. Y en la vida personal, la frugalidad, la discreción, cultivar el espíritu.

Vargas Llosa señala que en realidad fueron los franceses y su dedicada inclinación por la fina cultura los que descubrieron la grandiosidad creativa de Borges y lo lanzaron al estrellato universal. Y es que tenían razón simplemente: Borges es una genialidad personificada y perdurará en el tiempo.

Pero Vargas Llosa hace una digresión: Borges entonces, ante la gloria terrenal que se le empezó a dispensar en vida, se convirtió en un personaje de sí mismo. Por eso, asegura, la única genuina conversación que tuvieron fue aquella que sostuvieron en la primera entrevista en París en el lejano año de 1963. Después se encontró con el personaje: el Borges sabio, erudito, aquel de respuestas afiladamente inteligentes y artificios tan finos como efectistas; sin posibilidad de conexión afectiva. No obstante los varios encuentros que a lo largo de los años tuvieron ambos en diferentes lugares y circunstancias, Vargas Llosa insiste en que ya Borges no era el espontaneo sino el personaje.

Sin embargo, hay una última confesión: Vargas Llosa declara que tuvo, de casualidad, acceso a leer un último libro de Borges: “Atlas” se llama. Son pequeñas notas acompañadas de fotografías. Escrito a “cuatro manos” (es un decir) entre Borges y María Kodama, quien se convertiría en su acompañante durante los últimos años y en su esposa finalmente, albacea de su legado literario. Allí descubre a un hombre de 85 años francamente enamorado. Y es que María Kodama lo humanizó en el más amplio sentido: le dio cariño, le confesó amor, y todo fue mutuamente correspondido. Borges entonces descubrió, sintiéndolo, que la vida, además de ideas y fantasías literarias, está llena de deseos, placeres y gozos intensos.

“Medio siglo con Borges” es un magnífico libro: puede calificarse de una bitácora de la admiración que un grande de la literatura como Mario Vargas Llosa le rinde al más grande de la literatura de nuestro tiempo como Borges.

Columnistas de Hoy

Mantente conectado

1,900FansMe gusta
270SeguidoresSeguir
3,800SeguidoresSeguir
360suscriptoresSuscribirte

Últimos artículos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here