0,00 S/

No hay productos en el carrito.

19.1 C
Lima
lunes, mayo 16, 2022

2021 AÑO IN Y PROSPECTIVA POLÍTICA 2022

El acontecimiento político de año fue, sin duda, la instalación de un gobierno de izquierda en el Perú por primera vez en su historia. Esta situación generó expectativa en la izquierda y en un amplio sector de la población y, por supuesto, la resistencia de la extrema derecha, los gremios empresariales y sus medios concentrados.

La actuación del gobierno de Pedro Castillo y la respuesta de la extrema derecha y sus asociados por derrocar al gobierno a toda costa ha creado una situación de incertidumbre y de inestabilidad política en el país. A ello contribuye la indecisión e indefinición en la política gubernamental. De seguir por ese rumbo terminará en ingobernabilidad.

Los líderes de la extrema derecha creen que en el Perú se instalará un régimen comunista que destruirá el país, a sabiendas que eso es un imposible o creyendo en ello por ignorancia. El tema de fondo es que, por primera vez, se le escapó de las manos un gobierno que coma de su mano como lo fueron los anteriores. Al parecer piensan que tiempos pasados fueron mejores y que no hay que cambiar nada. La realidad muestra que el programa neoliberal implementado, desde la década de los 90, por Fujimori no ha dado los resultados esperados y esta cuestionado internacionalmente, más aún ahora producto de la pandemia. La gran corrupción ha sido el norte de los gobernantes de los últimos 20 años que están presos, enjuiciados, fugados o se han suicidado por corruptos.

Mientras el gobierno de Castillo enfrenta graves problemas de conducción que lo está desgastando aceleradamente. Tiene una agenda pendiente a resolver si quiere remontar esta situación: la conflictividad social en alza sobre todo en el sector minero, el bloqueo por el parlamento a su propuesta de reforma tributaria, la contrarreforma universitaria y magisterial, la reforma del transporte urbano, la masificación del gas y los problemas de comunicación de gobierno, entre los principales.

Además, un gabinete que no da fuego, excepto tres sectores, un ministro censurado, la designación de ministros y viceministros no idóneos para el cargo, las investigaciones por el tema de los ascensos militares y licitaciones que ha producido una fuerte caída en las encuestas. Se requiere una reestructuración del gabinete ministerial y resolver el problema de conducción de gobierno.

¿Gobierno de izquierda?

A estas alturas, del breve tiempo transcurrido del gobierno de Pedro Castillo, la pregunta es si el gobierno de Pedro Castillo es efectivamente un gobierno de izquierda. Si bien es cierto su origen político electoral es de izquierda, el problema es que llegado al gobierno ejecute un programa de izquierda. Lo que tiene ahora es un plan de gobierno de PL que es un conjunto de 20 ejes de gobierno con enunciados generales, algunos de ellos impracticables y otras erróneos. Estas propuestas para sean factibles debería traducirse en políticas de gobierno y luego en planes de gobierno sectoriales. Ese paso no se ha dado. Lo que existe, efectivamente, es la Política General de Gobierno 2021-2026, que fue aprobada por el Consejo de Ministros y publicado en octubre mediante una decreto supremo que contiene 10 ejes de gobierno y que recoge algunos de los ejes del Plan de Gobierno de PL.

El primer eje del plan de gobierno de PL fue proponer una nueva constitución y que el gobierno inicialmente impulso y luego el partido, pero que no es factible en las condiciones actuales. Se tiene un gobierno débil, un parlamento mayoritariamente en contra, con una mesa directiva en la cual no está PL y con la Comisión de Constitución presidida por el fujimorismo que ha logrado aprobar reformas candado a cualquier intento de cambiar la Constitución. En estas condiciones no es posible ni el referéndum, ni la asamblea constituyente, ni siquiera una reforma constitucional parcial y menos total. Mas aún, no hay propuesta de nueva Constitución redactada y presentada al debate nacional por el gobierno. Es decir, nada de nada

El gobierno no ha podido formular una agenda legislativa al país ni al parlamento que permita decir que hay un conjunto de propuestas de izquierda para cambiar al país. Lo único que ha presentado es un proyecto de ley para delegación de facultades legislativas en materia tributaria y financiera que ya el parlamento se pronunció en contra reduciéndola a la mínima expresión.

Se podría decir que la Política General de Gobierno 2021-2026 es revolucionaria, orientada al cambio estructural o por lo menos al cambio social. La respuesta es no. Ello no quiere decir que no sea buena. Es una política general de gobierno que podría hacer suya inclusive los partidos de centro. Ni siquiera ha sido criticada por los partidos de extrema derecha y sus medios. Prácticamente ha pasado desapercibida. Eso es todo.

¿Unidad de Izquierda?

La batalla electoral entre la izquierda y la derecha en la segunda vuelta fue sin duda épica, hasta histórica. En torno a Pedro Castillo y PL se unión toda la izquierda a nivel nacional y amplio sectores gremiales y organizaciones de base. Que hizo PL, cerrar sus puertas y querer ser la dirección nacional de la izquierda al estilo del siglo pasado, mismo bolcheviques. No entendieron que mucha agua ha pasado por el puente de la historia.

Sin embargo, pese a eso la izquierda peruana siguió apoyando al gobierno de Pedro Castillo, en la expectativa que desarrolle un gobierno de izquierda y pueda generar una amplia coalición que incluya al centro para garantizar una estabilidad política y permita la gobernabilidad del país. Es decir, una estrategia de poder que haga viable una primera fase de desarrollo sostenible del país orientado a superar las brechas sociales que el “chorrero” del programa neoliberal no pudo solucionar.

Ahora, parte de la izquierda comienza a asumir una posición crítica y de distanciamiento con el gobierno. Patria Roja se separa de Juntos por el Perú y PL vuelve a tratar de convencer a Pedro Castillo para que vuelva al redil. Para las elecciones regionales y municipales del octubre del próximo año la izquierda va desunida como siempre.

La derecha chueca

Este año también dio a luz un bloque parlamentario de extrema derecha unidos para vacar al presidente Castillo. El primer intento de dar curso a la vacancia presidencial termino en derrota. En el país tenemos una derecha incapaz de proponer un rumbo, un programa para resolver los problemas nacionales. Lo único que ha hecho es plantear la vacancia presidencial sin una alternativa ni de gobierno ni de programa. Ha hecho una campaña utilizando algunos medios para crear pánico financiero para ahuyentar la inversión o la fuga de capitales al extranjero con relativo éxito. Algunas consultoras empresariales y exministros de economía han estado en esta danza con el objetivo de doblegar al presidente Castillo. Pese a la campaña de la derecha y los errores del propio Castillo la economía cierre el año con 13% de crecimiento económico y para el 2022 se espera un crecimiento entre 3 al 4%.

Al cierre el año, el país espera cambios en la conducción de gobierno. No tomar decisiones en el momento oportuno tiene un costo que se incrementa cuanto más demore la decisión. Los problemas políticos se agravan más sino se solucionan de inmediato. Los problemas en política no se arreglan solos. La indecisión, lo único que muestra es incapacidad y desgobierno.

Prospectiva política 2022

Escenario 1: El gobierno constituye una coalición de gobierno por la gobernabilidad y el cambio social en la que participan APP, AP, Somos Perú y PM, con un programa de gobierno de concertación para el desarrollo nacional sostenible. En el parlamento esta alianza determina la nueva mesa directiva del Congreso para la siguiente legislatura la que producirá una nueva distribución de las presidencias de las comisiones. Se reestructura el gabinete ministerial con la participación de APP, AP y representantes de los gremios en el ministerio de la Producción, Mincetur y Agricultura. Un gabinete de concertación nacional por el desarrollo del país. El presidente constituye un Centro de Gobierno en el Despacho Presidencial y establece una relación fluida de comunicación de gobierno con los diversos sectores y los medios de comunicación. Frente a la inviabilidad de la Asamblea Constituyente, el referéndum y la modificación del artículo 206 de la Constitución, el gobierno constituye una Comisión de Alto Nivel para la redacción de una nueva Constitución que pondrá al debate nacional y luego lo presentará como proyecto de ley conforme el artículo 206 de la Constitución.

Escenario 2: El gobierno cede a las presiones de PL en la constitución del nuevo gabinete con personas no idóneas para el cargo. No observa la autógrafas de ley en contra de la reforma universitaria y acepta la propuesta del nuevo ministro de Educación para el nombramiento automático de los profesores sin concurso de méritos. Mantiene sus silencio e indefiniciones frente a la agenda pública. La reforma tributaria se paraliza pese a la presentación de un proyecto de ley al respecto que lo encarpeta el parlamento. Los conflictos sociales se agudizan sobre todo los socioambientales y mineros lo que genera graves enfrentamientos con las mineras y policías. El gobierno carece de una propuesta integral para resolver el problema minero lo cual aprovecha la SNMP y la extrema derecha parlamentaria para presentar una nueva moción de vacancia presidencial. Los sectores sociales que votaron por el presidente Castillo, sobre todo del sur andino, se movilizan contra el gobierno y la izquierda democrática cuestiona la política gubernamental. El gobierno cae en las encuestas y se procesa una situación de ingobernabilidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

spot_img