0,00 S/

No hay productos en el carrito.

15.5 C
Lima
lunes, septiembre 26, 2022

Chile entre el orden y el cambio: Kast, un reto para la derecha

Al cierre del domingo 21 de noviembre, día en que se celebraron las elecciones presidenciales en Chile, los sondeos marcaban los nombres que se enfrentarían en la segunda vuelta electoral del próximo 19 de diciembre: el derechista José Antonio Kast lidera los comicios con 27,91% de los votos a su favor, seguido por el izquierdista Gabriel Boric, con el 25,83%.

Tras los resultados de la primera vuelta, Kast, candidato del Frente Social Cristiano, expresó: “Gracias al Partido Republicano, partido que se la ha jugado. Al partido Conservador Cristiano que nos permitió levantar un pacto. Queremos convocar a más chilenas y chilenos y esperamos que este proyecto político siga creciendo. Chile merece paz. Hoy dimos el primer paso para que la esperanza se haga realidad, venimos caminando, pero este paso es el más importante, hoy habló el pueblo de Chile y nos dio primera mayoría”.

Una de las sorpresas fue el candidato liberal Franco Parisi, quien logró el tercer lugar en las elecciones presidenciales luego de haber hecho toda su campaña por internet desde Estados Unidos y no haber puesto un pie en el país en Chile en toda la campaña electoral.

“Terminaron pasando candidatos que tenían planteamientos mucho más marcados tanto desde la izquierda – Boric tenía ideas de cambio total, los movimientos sociales, apelando a la participación de los jóvenes – y, por otro lado, Kast es un candidato conservador que tiene ideas de orden, estructura, pensamiento muy tradicional. Ambos ganaron frente a candidatos que eran más moderados como Sebastian Sichel”, nos comenta la politóloga de la PUCP y estudiante de maestría en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Salamanca, Soledad Castillo Jara.

José Antonio Kast, un reto para la derecha

José Antonio Kast Rist es un abogado y político chileno de ascendencia alemana y líder del Partido Republicano en Chile; este grupo político se asoció en agosto de este año junto al Partido Conservador Cristiano formando el Frente Social Cristiano, coalición con que postula Kast a las elecciones presidenciales chilenas de este año, su segundo intento tras quedar en cuarto lugar en las elecciones del 2017.

Ahora como cabeza del Frente Social Cristiano, Kast no quiere que le pongan la etiqueta de la extrema derecha, por lo que se autodenomina «el candidato del sentido común».

«Nos llaman intolerantes y extremos, porque decimos la verdad y decimos las cosas de frente. A diferencia de la izquierda, nunca hemos respaldado la violencia», afirma Kast Rist.

La politóloga Soledad Castillo lo define como un “reto para la derecha”, y como un candidato que mantiene ideas conservadoras de nostalgia por “un pasado mejor”. “Poniéndolo en comparación internacional, considero que es un reto para la derecha, y esto lo digo porque tanto en América Latina como en Europa, la derecha se está enfrentando al gran reto de posicionarse y ver cómo va a ser en el futuro, si será una derecha más liberal o conservadora, no solamente me refiero al aspecto económico, porque Kast en aspectos económicos tiene un discurso más liberal, pero en aspectos sociales no tanto. En España pasa algo similar entre el Partido Popular y Vox; de igual manera en Francia que también tendrán presidenciales el próximo año; se ve una dicotomía entre una derecha más hacia el centro, liberal, moderna en términos sociales, y otra más conservadora que apela mucho a las tradiciones, al nacionalismo. En Kast se ve muy fuerte el sentir nacionalista cuando plantea, por ejemplo, poner una zanja en la frontera para disuadir de la inmigración irregular; esta es una propuesta bastante simplista que no va a resolver el problema, pero el hecho de decirlo como ´vamos a defender nuestra soberanía´ muestra una similitud al discurso de Vox”.

Y es que las cercanías entre el candidato derechista y el partido de Santiago Abascal han sido claras y públicas, esquivando el juicio social y mediático a esta agrupación española criticada por sus discursos con tintes racistas y xenófobos. En la web de Vox se aprecia un comunicado saludando la visita de Kast a España y su reunión con Abascal en el 2019, donde, según indican, “han abordado asuntos comunes a ambos países tales como la necesidad de frenar la hegemonía de la izquierda en la cultura, la educación o el Estado de derecho, algo en lo que han coincidido, así como en la lucha por la defensa de la libertad y la vida”.

Un discurso de orden

Conocidos los resultados del domingo y asegurar su puesto en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Chile, Kast aseguró que va a “recuperar la paz, el orden, el progreso y la libertad» del país”. “Hemos interpretado a una mayoría de chilenos que quieren un país tranquilo y seguro».

“Estabilidad, paz y orden”, son las palabras que ha repetido innumerables veces durante su campaña. El político ha afirmado, también, que sacará al país de la crisis generada por el estallido social y la pandemia. Como se recuerda, este estallido social hace referencia a las manifestaciones en Chile desarrolladas principalmente entre octubre de 2019 y marzo de 2020. El factor detonante de estos sucesos fue el alza en la tarifa del sistema de transporte público de Santiago, que entró en vigor el domingo 6 de octubre de 2019. Tras el aumento de las tarifas, miles de estudiantes secundarios se organizaron para realizar actos de evasión masiva en el Metro de Santiago. El grito del pueblo pedía cambios y esto se concretó cuando consultados mediante un plebiscito, y con un 78% de votos, los chilenos decidieron reemplazar la actual Constitución, redactada durante el régimen militar de Augusto Pinochet (1973-1990). Entonces, ante este alto porcentaje de votos que pedía cambios, ¿a quienes dirige Kast su discurso de orden y añoranza al pasado?

LEA TAMBIÉN:  El balance de poderes que propone el Ejecutivo
LEA TAMBIÉN:  Pedro Rejas, excomandante: "Se suponía que yo tenía que comunicar a los Fujimori el pedido de dinero"

“Si nos basamos en las encuestas, mayormente Kast les habla a personas mayores y de un nivel socio económico alto. Entonces, él está planteando esta idea no frente a los jóvenes que participaron en el estallido social, sino frente a una generación mayor que ve todos estos cambios como una amenaza. Hay un orden que se ve amenazado, que todo lo que has conocido en tu vida se revoluciona por ideas de cambio total, tanto de fondo y de forma”, nos responde Soledad Castillo.

Asimismo, sobre el discurso de Kast, la politóloga advierte sobre las vinculaciones del candidato derechista con la dictadura de Pinochet, “¿qué tanto se puede sacrificar por alcanzar ese orden’ Kast tiene una visión de orden, pero pareciera que es un orden impuesto, alerta.

Kast, a mediados de noviembre respondió a la prensa el por qué no califica al régimen de Pinochet como dictadura, pero sí hace esto con los Gobiernos de esos otros tres países latinoamericanos.

“Hay una situación que marca una diferencia con lo que ocurre en Cuba, Venezuela y Nicaragua. Creo que lo de Nicaragua refleja plenamente lo que en Chile no ocurrió (con Pinochet): se hicieron elecciones democráticas y no se encerró a los opositores políticos. Eso marca la diferencia fundamental”, dijo Kast.

Añadió que la Constitución que en 1980 se promulgó durante el régimen de Pinochet, y que rige en la actualidad, “contenía toda la transición a la democracia” y que todas las instituciones que emanaron de esa carta magna, desde el Parlamento hasta las Fuerzas Armadas, pasando por el Poder Judicial, siguen vigentes hoy en día.

Una campaña similar a la peruana. El escenario electoral chileno nos recuerda a lo vivido en nuestro país, una campaña conflictiva envuelta en discursos anti que concluyó con la elección entre un candidato de izquierda y una de derecha, el centro fue retirado.

“Hay una similitud. Las ideas de la nostalgia por el orden, la mano dura, evitar los cambios radicales aparecen también en el caso peruano. Se podría hacer un paralelo con la campaña de Rafael López Aliaga en el sentido más personal como sus convicciones religiosas, o a la importancia que da Kast también al tema de la familia. También está el tema del ´anticomunismo´, esa idea que estuvo presente en las elecciones peruanas se repite en Chile; el ´no hay que elegir una versión de izquierda porque se puede transformar en algo extrema y volvernos Venezuela´.

Incluso, el nobel peruano Mario Vargas Llosa respaldó la candidatura presidencial de José Antonio Kast, escenario similar al apoyo a Keiko Fujimori en la segunda vuelta electoral. “Sería una tragedia para América Latina que la izquierda siga ganando las elecciones”, declaró Vargas Llosa en una conversación sostenida por Zoom, que fue difundida por la Fundación Internacional para la Libertad en su canal de YouTube.

“Lo de Chile es absolutamente fundamental para América Latina. Los ojos de toda América Latina están centrados en Chile hoy en día, creo que no hay alternativa sino ganar las elecciones”, enfatizó el escritor.

Sus propuestas migratorias

El listado de propuestas de Kas ante el problema migratorio que se vive en Chile y en la región se encuentran en el documento “Recuperemos Chile: plan para detener la invasión migrante ilegal”. Aquí, el partido hace una crítica a quienes “desde la elite política y social, se repiten frases genéricas de aceptación como ´todos somos migrantes´ o se replican cifras y datos sobre baja criminalidad, alta escolaridad y supuesto aporte impositivo de los migrantes a la comunidad nacional que justificarían su inclusión total a nuestro país. Pero esa visión parcial, y a veces equivocada, desconoce por completo la realidad de quienes son impactados directamente por la llegada de migrantes a sus territorios; del impacto que tiene el uso de servicios básicos proveídos por el Estado; de los aumentos de precios en los arriendos; o la disminución de los salarios y disponibilidad de empleos en medio de la crisis económica actual”, señalan.

Una de las propuestas es el establecimiento de un Recinto Transitorio de Inmigrantes Ilegales, que permita darle alojamiento, comida y atención de salud a las personas que crucen a Chile por pasos no habilitados y que se encuentren de manera irregular en nuestro territorio, con el solo objeto de preparar su expulsión del país. Además, elaborar un Estatuto de Expulsión de Inmigrantes Ilegales que contenga todas las medidas administrativas y legales que permitan expulsar del país a las personas extranjeras que ingresen ilegalmente al territorio.

Asimismo, plantea instalar un Campamento Militar Temporal en la zona de Colchane, uno de los principales epicentros de la inmigración hacia Chile, que permita aumentar significativamente la dotación militar para asegurar el control de las fronteras mientras dure la emergencia.

A nivel relaciones internacionales, busca exigir a los Gobiernos de Bolivia, Perú y Argentina que refuercen sus fronteras y se hagan cargo de las caravanas de migrantes ilegales que provienen de sus territorios y que terminan en Chile por su negligencia y falta de control. Así como identificar, investigar y sancionar a las Organizaciones No Gubernamentales y entidades de la sociedad civil que están prestando ayuda y orientación a los inmigrantes ilegales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy