0,00 S/

No hay productos en el carrito.

23.1 C
Lima
miércoles, febrero 1, 2023

Castillo desata una tormenta…

La pandemia COVID19 nos ha expuesto a muchos términos de uso de ciertos profesionales; entre ellos, la “tormenta de citoquinas”. Al escucharla, ya sea directamente del personal de salud o los medios de comunicación, sabemos o intuimos que no se trata de algo bueno.

Efectivamente, no lo es. Normalmente, cuando un germen ingresa a nuestro cuerpo, el sistema de defensas se activa, se producen ordenadamente una cantidad suficiente de sustancias (citoquinas) que neutralizan y eliminan el bicho. Terminado el proceso, otras sustancias se encargan de regresar al cuerpo a su estado normal.

Sin embargo, en algunos casos, la respuesta del cuerpo es sobredimensionada, desordenada y descontrolada y lo que debió servir para defendernos, empieza a dañar los órganos vitales, un daño incluso mayor al que produciría el germen por sí mismo, llevando al paciente a un estado crítico y, eventualmente, a la muerte. A esta respuesta se conoce como “tormenta de citoquinas” y se produce, más frecuentemente en pacientes con enfermedades crónicas.

Y eso es lo que, aparentemente, estamos viviendo en el país. El Perú, ya bastante debilitado por dolencias crónicas como la pobreza, las profundas desigualdades, la falta de estado que brinde servicios de calidad (o en algunos casos, la falta de estado…punto), las múltiples formas de exclusión, las malas condiciones de vida y el cáncer metastásico de la corrupción pusimos en manos del presidente Castillo, como lo habíamos hecho antes con otros personajes, la esperanza de poder salir del hoyo.

Lamentablemente, el presidente resultó ser un medicamento adulterado… todos los beneficios incluidos en su caja de presentación resultaron falsos; tan falsos que nos pasó mucho tiempo para darnos cuenta y que ello le quitara toda credibilidad, desplomándose así su popularidad.

De nada sirvieron propósitos de enmienda, pedidos de paciencia o promesas de mejora, cada día la gobernabilidad del país se debilitaba más. Finalmente, abrumado por las evidencias, admitió su falsía en público, frente a las cámaras de un medio internacional.

Con la excepción de la exitosa campaña de vacunación, el balance general es, hasta ahora, negativo: inseguridad ciudadana, el incremento del costo de la vida, el no retorno a la presencialidad en la escuela, la falta de defensa de la reforma universitaria o del medio ambiente, son muestras palpables del fracaso de Castillo. De hecho, no solo no defendió ninguna reforma, tampoco inicio ninguna. La única reforma que asomó de forma tímida fue la que preparó su ministro de economía, Pedro Francke, la cual nunca recibió el aval presidencial y murió en los pasos perdidos del Congreso. La esperada y anunciada reforma de la salud, orientada a crear un sistema único público de salud, se quedó en el discurso. En este caso el ministro de salud tampoco ayudó mucho… no preparó ninguna propuesta.

Así, de tumbo en tumbo, llegamos al tercer gabinete en 6 meses, cuya composición ha sorprendido a más de uno por estar plagado de conservadores, fundamentalistas, cazafortunas, advenedizos, corruptos, paisanos, sindicalistas pragmáticos y maltratadores de mujeres. Y esta última es, justamente, la principal acusación a Valer, su tercer premier, un camaleónico congresista aprista, militante del Opus Dei, miembro conspicuo de la ultraderecha y activo militante de la campaña de Keiko Fujimori, con graves acusaciones de violencia contra su esposa e hija. Son justamente estas acusaciones lo que ha llevado al presidente a anunciar una nueva recomposición de su gabinete, la cuarta.

En medio del desgobierno, se desencadenan todas las fuerzas que van constituyendo una tormenta de magnitudes insospechadas. Ante las muestras patentes de falta de liderazgo en el ejecutivo, avanzan los niveles de corrupción en la policía, llevándola a una situación de disfuncionalidad extrema, especialmente en su papel de lucha contra la criminalidad organizada; se debilita la respuesta al desastre ecológico producido por el derrame de Repsol, una herida que tiene movilizados a los defensores del medio ambiente; avanza la penetración de los fundamentalistas ultraconservadores, tanto en el ministerio de la mujer, como en congreso, amenazando con retrocesos en el currículo escolar; se desmantela la reforma universitaria, acción liderada por las universidades combi (en alianza con la rectora de la Universidad de San Marcos); y también se desmonta cualquier medida para controlar o frenar el transporte informal o la minería ilegal. Acciones, en su mayoría, generadas o avaladas desde el congreso.

En este contexto, la calle, aunque tímidamente, vuelve a tomar protagonismo, pero, por lo complejo de las agendas y la falta de liderazgos y partidos políticos que canalicen las demandas populares, se torna inorgánico y caótico, pudiendo devenir en un “váyanse todos”, una tormenta que termine afectando el funcionamiento de órganos vitales de nuestra precaria institucionalidad democrática.

El momento es crítico y la salida de Castillo no calmará la tormenta; puede que la postergue, pero los elementos que la generan requiere de cuidados intensivos.

2 Comentarios

  1. Las promesas de campaña electoral siempre han apuntando a un sistema único de salud, en donde cualquier peruano pueda atenderse en cualquier establecimiento sea cual fuere la institución o aseguradora a la cual pertenezca. La actividad privada tiene más de 12,000 centros del primer nivel de atención, el MINSA y gobiernos regionales suman 8,000 centros, mientras EsSalud solo cuenta con 294 centros de la misma categoría, es fácil concluir que la diferencia entre la oferta de EsSalud y los subsectores mencionados, es abismal. EsSalud no podría construir más centros para equipararse a los otros subsistemas. En su rol de aseguradora pública, EsSalud podría ampararse en la ley de las Redes Integradas de Salud, que a mi criterio es un primer paso para concebir un SISTEMA UNICO DE SALUD. Este hecho permitiría a millones de asegurados atenderse gratuitamente en los miles de establecimientos privados o del MINSA, bajo condiciones contractuales adecuadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.