0,00 S/

No hay productos en el carrito.

14.9 C
Lima
jueves, octubre 6, 2022

EL SEÑOR QUE VENCIÓ AL TIEMPO Y A SENDERO

Era un enero del 2011, recibí el encargó del Director del Diario El Correo, para investigar y redactar un informe en apenas 48 horas, acerca de la presentación oficial de un trascendental descubrimiento arqueológico, realizado en Vilcabamba y cuidadosamente guardado en secreto, por los trabajadores del Ministerio de Cultura.

Confiado en la amistad con el Director Regional de Cultura del Cusco de entonces, fui a visitar e indagar sobre el asunto, y lo que recibí fue el anuncio, que el Diario El Comercio tenía la exclusividad de la información; reparé y señalé mi desacuerdo con el abierto favoritismo del caso, él para limpiar su responsabilidad me dijo que las mismísima Ministra de Cultura, había tomado la decisión y era una orden.

Entonces comprendí que el secreto, debía ser develado para acabar con este tipo de argollas. Era cierto que en las últimas semanas el local del Ministerio en el Cusco era un hervidero de fotógrafos, camarógrafos, especialistas y periodistas de El Comercio.

Busqué y rebusqué todos los resquicios de la información, fotografías, declaraciones, archivos, todo estaba prohibido para los medios nacionales y regionales, salvo para el decano nacional que debía emitir y publicar un especial el día domingo.

Esperé pacientemente durante toda la tarde del día viernes, en las inmediaciones del local central, al profesional que había piloteado los trabajos de excavación, el Arqueólogo Javier Fonseca Santa Cruz; esperaba encontrar a una persona mayor y con singulares vestimentas como se disfrazan los antropólogos, y lo que encontré fue a un joven profesional y muy alegre.

Lo sorprendí y antes que se pusiera en guardia con las órdenes de sus jefes, señalé que no quería fotos, fechas, declaraciones o detalles del lanzamiento oficial del descubrimiento y confirmación; simplemente quería las anécdotas de todos esos años de trabajo.

Y como quien me prueba, con una sonrisa nerviosa señaló: los tukos o kumpas pasaron varias veces por nuestro campamento, para recoger cupos de alimentos y el último justo, cuando estábamos escarbando el hallazgo mayor, tuvimos que disimular con barro y arena al personaje. Es más antiguo de lo que tú y nosotros creíamos.

Le agradecí, era suficiente, no quería comprometerlo con su trabajo. Volvió a sonreír como un niño, sonrisa de complicidad de hermanos y como quien confirma que entendí el mensaje: Un día brindaremos por el Señor de Wari, Señor de Willkapampa o Señor de Espíritu Pampa. ¿Cuál te gusta más? Solo atinó a reírse, y nos despedimos. Su mirada me confirmaba lo que pensaba.

Volé a la oficina de redacción que teníamos en la Av. Sol, estaba contra el tiempo para el cierre de edición regional del diario y enviar la nota para la edición nacional del sábado. Tenía que ser en formato de crónica y la anécdota que dispensó Javier Fonseca Santa Cruz, encajaba con la información de las crónicas de  Martín de Murúa, Juan Diez de Betanzos, Guamán Poma de Ayala y el Inca Garcilaso de la Vega de los viejos tiempos y los nuevos estudios como la de María Rostworowski.

La publicación en titular nacional salió un día antes que El Comercio y continuo otros días más, no teníamos las fotos y los datos, pero teníamos la primicia que era un alto dignatario Wari, que abría una nueva ruta en la historia, acerca de la relación entre los rezagos Wari y los Inkas emergentes.

El Señor de Willka Pampa había vencido al tiempo y a las lluvias, se había salvado de las perturbaciones o saqueos de los huaqueros, pero sobre todo venció la presencia de Sendero Luminoso que deambulaba por esos territorios y pudo capturar el tesoro histórico. Pero eso ya es otra historia.

Javier Fonseca Santa Cruz a partido a la eternidad, está a lado del viejo Wari de Vilcabamba observando desde los Apus, cómo sigue o continua la historia; habrá preguntado finalmente al abuelo Pachakuteq cómo fue la batalla contra los rezagos Waris o como dicen las historias oficiales fue con la generalidad chanka. Descansa en paz wawqey.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.