0,00 S/

No hay productos en el carrito.

23.8 C
Lima
miércoles, febrero 8, 2023

LA NOVELA PÓSTUMA DE JOHN le CARRÉ


John le Carré, el renombrado escritor inglés fallecido el año 2020, fue un maestro en el género de las novelas sobre espías. Tenía una imaginación desbordante que, acompañada de su propia experiencia, fue capaz de concebir las más singulares obras de ese tipo. Su libro póstumo, “Proyecto Silverview”, lo confirma, pero con un añadido: resulta políticamente incorrecto.

Ordenemos las cosas. El hijo de John le Carré, Nick Cornwell (el verdadero nombre del escritor era David John Cornwell), luego de la muerte de su padre, estaba ordenando sus papeles y se encontró con el manuscrito terminado de “Proyecto Silverview”. Nick recuerda que en algún momento le había prometido a su padre que publicaría alguna obra que por alguna razón él no hubiese podido hacerlo en vida. Este es el caso. La novela estaba acabada. Nick cumplió la promesa y la publicó.

“Proyecto Silverview” es la historia de una pareja de antiguos y dedicados agentes de espionaje al servicio de Su Majestad. Edward, el esposo, y Deborah, la esposa, habían dedicado sus vidas a dichos menesteres por la Corona. Ambos pasaban sus días, ya retirados, en su residencia conocida como Silverview, ubicada en un pueblo a las afueras de Londres. Estaban acompañados de su hija, Lily, quien estaba enterada de las actividades de sus padres y les servía de enlace. De hecho, la vieja mansión había servido en múltiples ocasiones como centro de operaciones.

Un día se instala en el pueblo, un joven, Julián se llama, quien después de haber logrado una holgada situación económica por su trabajo de consultoría financiera en la City, decide retirarse y establecer una librería en el lugar. Y así lo hace. Como vecino del sitio, Edward, quien por sus labores de antiguo espía había utilizado varios nombres y otros trabajos aparentes, se presenta, traba amistad con Julián y entre ambos deciden iniciar un nuevo rubro sobre literatura antigua en el sótano de la librería.

Mientras tanto, Deborah, aquejada de un cáncer terminal, se entera de la llegada de Julián, de la amistad con su marido y decide conocerlo antes de partir de este mundo. Su hija Lily, es la encargada del contacto y a partir de allí de tener una relación amistosa con Julián.

John le Carré va dibujando la trama del relato como si fuese una película. Inicialmente brinda datos del contexto para luego desentrañar el telón de fondo de la historia. La sensación que se tiene con la lectura de “Proyecto Silverview” es esa: estar en el cine viendo un film. Y es que aparece en la historia un espía en actividad, su nombre es Proctor, encargado de descubrir quién era realmente Edward y hasta dónde había cumplido, con lealtad, los encargos que se le hicieron en nombre de la Reina. Se plantea un enigma.

John le Carré no había abordado en ninguna de sus novelas anteriores un tema tan escabroso como censurable: la posibilidad de la traición, la alternativa de la deslealtad, el eventual compromiso deshonrado. Que algún agente de Su Majestad -como Edward- pudiese haber faltado al honor de su juramento, a su entrega incondicional y sin titubeos, es algo fuera de la pluma de John le Carré; hasta ésta, su última obra. Por eso es que linda con lo políticamente incorrecto.

“Proyecto Silverview”, es una obra sobre una historia del espionaje, antes que propiamente un relato de espías, en la que, junto a la prosa elegante y enigmática de John le Carré, aparece la posibilidad de la traición y deslealtad.


John le Carré, autor de Proyecto Silverview

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.