0,00 S/

No hay productos en el carrito.

18.3 C
Lima
sábado, mayo 18, 2024

UN NOBEL DE LITERATURA ESCRIBE PARA VENGARSE

Por Fernando de la Flor Arbulú

Un escritor enigmático, afilado, puntual, ese es Peter Handke, galardonado con el Premio Nobel de Literatura el año 2019. Pero es, también, un personaje controvertido: cuando se le concedió el máximo reconocimiento literario, hubo quienes se opusieron airadamente. Las manifestaciones en contra fueron múltiples. Esa reacción planteó, una vez más, el recurrente dilema acerca de qué es lo que se reconoce cuando se concede el Nobel, si la calidad artística del escritor solamente o, además, la corrección de sus posiciones políticas. Y es que Peter Handke tuvo algunas discutibles opiniones sobre la guerra desatada en los Balcanes al desmembrarse la antigua Yugoslavia. Sobre todo, por los crímenes de guerra y otros excesos que se cometieron durante el conflicto. La Academia Sueca privilegió la excelencia literaria, omitiendo las filiaciones ideológicas.

“La segunda espada” es la reciente novela de Peter Handke. Escrita con su prosa lenta y acuciosa, la novela aborda el tema de la venganza. Se trata de una obra personal: Handke es, sin declararlo, el narrador de la historia. Una periodista publicó en algún periódico que la madre del escritor había celebrado, jubilosa, que era integrante del partido nazi y que había vitoreado las anexiones territoriales que Hitler llevaba a cabo en Europa durante la Segunda Guerra Mundial. La información estaba ilustrada con una borrosa fotografía de la misma madre. La reacción del hijo fue la de vengar la afrenta. Lo que hace Handke en el libro es relatar ese proceso: cómo ejecuta la venganza.

Ahora bien, debe decirse que, al margen de la ficción narrativa de la novela, la madre de Peter Handke se suicidó cuando tenía apenas 51 años, todo pareciera indicar que por algunas consideraciones relacionadas con las posiciones políticas que tuvo en vida. Ese hecho y las imputaciones difundidas constituyen el combustible de la creatividad literaria del autor.

Pero “La segunda espada”, adicionalmente al deseo de venganza, tiene una serie de referencias a la naturaleza, diversas reflexiones sobre la vida y no pocas descripciones de personas anónimas, que aparecen sin nombre en el relato, desconocidas para el autor, a quien sin embargo le suscitan algunas reacciones sobre la existencia humana. Cuando Peter Handke hace todo eso lo que provoca es una invitación a pensar más allá, a imaginarse algo añadido de lo que está escrito o, dicho de otra manera, a pensar sobre la vida y sus complejas implicancias. Podría sostenerse, por eso, que el libro es más que solamente literatura: hay atisbos filosóficos, alcances existenciales, preguntas por responder.

Peter Handke es de aquellos escritores que logran su excelencia cuando no escriben lo que el lector espera, cuando la prosa origina el vacío que habrá que llenar por lo que no se dice, pero se da a entender. El lector se convierte entonces en cómplice de la creatividad del narrador, o mejor aún, en acompañante de su invención. No hay mejor escritor que aquel que hace que el lector escriba (imagine) lo

que no está escrito.

“La segunda espada” es una novela corta del Nobel Peter Handke, que además de vengar a la madre injuriada, lo que hace es confirmar su característico lenguaje inquisidor y su deseo intelectual de desafiar el pensamiento de quienes lo leen.

Fotografía de Peter Handke

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.