0,00 S/

No hay productos en el carrito.

15.5 C
Lima
lunes, septiembre 26, 2022

Seis capítulos perdidos, de Fernando Ampuero

Fernando Ampuero es un importante escritor peruano que tiene varios registros: es periodista, de los buenos, novelista, de los infrecuentes y, principalmente, un dedicado cultor de la crónica y el cuento.

Su último libro, Seis capítulos perdidos y otros extravíos, constituye una buena síntesis de su voz literaria. Como el mismo lo dice en el prefacio, se trata de una miscelánea que reúne crónicas, relatos, una pieza teatral y algunas sugestivas reflexiones, todas identificadas como extravíos.

Ampuero tiene una virtud que destaca sobre otras: su humor inteligente, muchas veces escondido en fina ironía y personal originalidad.

El primer capítulo de la obra es la crónica de un viaje juvenil, con una maleta de libros y una vida por descubrir. Las anécdotas sobre el pesado equipaje y el insuficiente presupuesto son claras muestras del humor siempre presente en Ampuero.

Ni qué decir de lo que nos narra después. Las coordinaciones con una periodista mejicana de Ciudad de México (el DF como se le llamaba en aquel momento), para entrevistar a tres destacados intelectuales, entre ellos el Premio Nobel Octavio Paz, no serían más que eso: adecuaciones de días y encuadres de horarios, si es que Ampuero no terminase la historia contándonos la inesperada (y todo pareciera indicar que placentera) sorpresa en la que se convierte el encuentro.

Pero, así como hay referencias agradables, hay también –como es la vida- momentos tristes y de melancolía. El relato sobre el muchacho que se mete al mar luego de una noche de festejo alcohólico para perderse para siempre suscita en Ampuero una pena que lo hace rememorar cuentos propios y ajenos que tienen como origen la invención, no la realidad.

Fernando Ampuero declara que el libro lo escribió y ordenó durante la larga cuarentena del año 2020. Su espíritu literario y la cotidianidad solitaria no fueron obstáculo ni para lo uno (escribir) ni para lo otro (ordenar lo escrito).

En pleno confinamiento, el autor relata que, paseando a su perro durante una mañana, en el malecón frente al mar de Miraflores, se encuentra con una joven de acento venezolano quien al verlo se asusta y le advierte que no se acerque, que está contagiada, que el coronavirus la ha enfermado. Ampuero hace de ese encuentro una pieza literaria.

La crónica acerca de la cena que Mario Vargas Llosa ofreció en Madrid al cumplir 80 años, que Ampuero relata como uno de los contadísimos peruanos que asistió, constituye una esforzada combinación de buen gusto y deliberada discreción. Porque le resultan notorias las ausencias de los amigos cercanos del Perú que se excusaron de participar o simplemente no asistieron al ágape del ilustre octogenario. Si bien es verdad nos describe el menú de la cena celebrada en el magnífico hotel Villa Magna, y nos informa que el Premio Nobel e Isabel Preysler viven en la mansión conocida como La Meona (porque tiene diecisiete baños), no es menos cierto que lo dice con suficiente elegancia para no advertir la frivolidad.

LEA TAMBIÉN:  “KLARA Y EL SOL” de Kazuo Ishiguro

Las anécdotas sobre sus amigos, el poeta Antonio Cisneros y el pintor José Tola, en la pluma de Ampuero cobran más vida de la que pudieran haber tenido realmente, y el humor con el que las escribe es la mejor prueba de ello.

LEA TAMBIÉN:  Dos restaurantes peruanos entre los 10 mejores del mundo

Lo que el autor denomina extravíos sobre insectos, poetas y narradores, en los cuales incluye reflexiones acerca del cine de Federico Fellini, la originalidad creativa de Marcel Duchamp, y la controversial literatura de Fedor Dostoievski, son genuinas piezas de un artista interesado en los diversos quehaceres de la creación humana.

La última parte del libro es la obra de teatro, Un fraude epistolar, que trata sobre la carta de amor inventada por dos jóvenes peruanos cuyo destinatario, el poeta español Juan Ramón Jiménez, se creyó con extrema ingenuidad. La historia es hilarante por lo absurda, no obstante su declarada veracidad.

Fernando Ampuero, con este reciente libro, no hace sino confirmar su calidad literaria, su humor fino y la irónica manera de construir su arte.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy