0,00 S/

No hay productos en el carrito.

15.7 C
Lima
miércoles, junio 19, 2024

Radiografía de las izquierdas peruanas

Por Manuel Silva

El Instituto de Estudios Peruanos (IEP) el 30 de marzo pasado, a puertas de los comicios de la segunda vuelta electoral, realizó una encuesta para conocer más la intención de voto y el perfil del votante en las elecciones del bicentenario. Según el IEP, un 33 % de la población se consideraría de izquierda frente al 37 % de derecha y 30 % de centro. En el margen etario, la mayor cantidad de personas entre los 25-39 años se consideran de esta ala política; sin embargo, las cifras muestran que, al alcanzar los 40 años a más, la identificación ideológica hacia la izquierda va decayendo a obtener un 32 % versus un 39 % que se considera de derecha entre estas edades.

Al respecto de las categorías nivel socioeconómico y geográfico, una mayor identificación hacia la izquierda se percibe en los NSE más bajos (C (30 %) y D/E (40%)) y en el ámbito rural (45 %). Son estas dos las que inclinaron sus votos para un candidato versus el contrincante. Los sectores ubicados en los niveles más bajos del margen nivel socioeconómico votaron, en su mayoría, por el entonces candidato, y ahora a puertas de recibir la presidencia, Pedro Castillo, como se pudo comprobar en el informe ¿Cómo votaron los 50 distritos más pobres del Perú? Realizado por Pata Amarilla.

El mapa que se presentó en el nombrado informe registra la ubicación de los distritos más pobres del Perú según información del Censo del INEI al 2018. En casi la totalidad de estos distritos, el candidato Pedro Castillo de Perú libre ganó. De los 50 distritos, Perú Libre ganó en 49 y Fuerza Popular en uno.

 

Una izquierda con distintas identidades

La izquierda, y no solo en el Perú, tiene una gran variedad de matices y tonalidades, y es esta diversidad que la distingue de otras corrientes políticas. La idea de “una izquierda unida” o “una izquierda única” ha estado presente en los grupos de izquierda y fuera de ellos, pero el pedido no responde en equivalencia con su contraparte, la derecha. Siempre se enfatiza que la izquierda está dividida, nunca se dice eso de la derecha.

En la izquierda, existen énfasis diversos, entre los que priorizan de temas medioambientales y el enfoque de género, otros la regulación del mercado, y otros los derechos laborales.

Sobre esto comentaba el economista Pedro Francke, pieza clave en el equipo de Pedro Castillo, cuyo partido de izquierda alcanzó la mayoría en votos durante la segunda vuelta electoral. En entrevista con Rosa María Palacios, Francke señaló respecto a la discusión que se lleva en torno a los grupos de izquierda que: “Ahora creo que (respecto al lado económico) la discusión de la izquierda peruana es más distribución, mas diversificación, respeto al ambiente, con un rol de repensar un estado más promotor pero diría que no hay nadie quien diga vamos a estatizar a todas las grandes empresas y vamos a seguir un modelo como Corea del Norte o la Unión de Soviética, esas ideas están abandonadas completamente”.

Consultamos al respecto con el politólogo Yomar Meléndez quien nos precisó que las izquierdas, al igual que las derechas, en todas las partes del mundo tienen diferencias internamente y, asimismo, no se puede hablar de “izquierda” como si solo existiera una, así como en el caso de las derechas, existe las izquierdas. Aquí, Meléndez consideró una primera división en dos bloques: una izquierda más citadina con una agenda de derechos, liberal y progresista, y un segundo bloque afincado más allá de Lima, mas conservador y cercano a los sectores excluidos. “La izquierda citadina tiene un vínculo con profesionales que han tenido experiencia en la gestión pública y nacional. Sin embargo, en el caso de la izquierda más allá de Lima, no quiere decir que no tenga contacto con profesionales en determinados espacios de gobierno, ellos han sido gobiernos regionales, no significa que esta izquierda no tenga tecnocracia”.

Por su parte, de recoge la división presentada por el internacionalista Francisco Belaunde en su libro “Más allá de fachos y caviares” quien, también segmenta a las izquierdas en dos bloques. “La primera es claramente autoritaria, no habiendo roto plenamente con la herencia cultural marxista-leninista, aun cuando ya no plantee la instauración del comunismo. Es la que ahora cae bajo la calificación de “populista”. La otra sí se ha plegado al sistema democrático. Muchos de sus representantes más conspicuos fueron dirigentes y militantes de la gran cantidad de partidos y movimientos marxistas-leninistas de las décadas de 1970 y 1980. Ahora, sin embargo, han asumido el papel de defensores celosos de los valores y principios democráticos; en particular, muchos tienen un rol protagónico en la promoción de los derechos humanos, además de hacer suya la causa la protección del medio ambiente”.

Sobre la evolución de la izquierda, Francke señaló en la mencionada entrevista que: “La izquierda en toda Latinoamérica era una izquierda de tono revolucionario, hoy el mundo es otro, las comunicaciones para generar una cultura son distintas. El marxismo para mi es como una corriente de pensamiento y nada más, no es un pensamiento guía, todo eso ya acabo, la izquierda peruana está marcada por la democracia y el juego democrático que implica participar en las elecciones”.

Al respecto, Meléndez considera que es perverso pretender identificar a las izquierdas con el terrorismo. “El terrorismo de Sendero Luminoso fueron acciones que traían la muerte, estas ideas no están vigentes. Desde el año 92 con el apresamiento de Guzmán se pasó a otra situación; me resulta perverso pretender identificar a la izquierda con el terrorismo, por eso se habla del “terruqueo” como una expresión que pretende relacionar a la gente que quiere proponer ideas de cambio desde la izquierda con agrupaciones de los 80´s y 90´s, me parece que existe una gran diferencia”.

 

La izquierda en la política

Remontándonos a las elecciones generales para el periodo 2011-2016, nos encontrábamos una situación similar a la que vivimos actualmente, dos candidatos enfrentados en una segunda vuelta, Ollanta Humana y Keiko Fujimori. El candidato de la alianza electoral Gana Perú era considerado como el “candidato de la izquierda”, los medios de comunicación y diversos sectores advertían de sus “arriesgados planes” para la economía en el Perú. Es ahora cuando entre las propuestas de la candidata Fujimori en su intención de lograr la presidencia en el bicentenario, esta adoptó e intentó intensificar las medidas tomadas por Humala cuando ella y el sector que la acompañaba eran fervientes críticos de estas.

Hoy, Pedro Castillo Terrones, candidato presidencial por el partido de izquierda, Perú Libre, se mantiene a la espera del 28 de julio para recibir la banda presidencial. Vladimir Cerrón es el presidente fundador del partido del lápiz, cuyo Ideario y Programa remarca una tendencia ideológica de izquierda, o así lo precisan en el documento, pero, según comparte Meléndez, este triunfo en la segunda vuelta electoral no se debe tomar como una victoria de la izquierda.

Señala Melendez: “Me parece que es una falsa percepción de que en la segunda vuelta ha ganado la izquierda, creo que ha ganado la aspiración de cambio. Es una falsa idea creer que el triunfo de Castillo es un triunfo absoluto de la izquierda y eso me parece que es clave porque el país ahora se encuentra en una situación donde se deben crear escenarios unitarios sin exclusiones. Es verdad, la izquierda debe participar en el gobierno con sus cuadros profesionales, con sus representantes en las carteras o responsabilidades que les corresponda, pero hay que quitarse de la cabeza que ha ganado la izquierda y que tiene que gobernar sola. Las demandas y reclamos son tan grandes y numerosos que se corre el riesgo de que se defraude pronto a ese inmenso número de ciudadanos que están queriendo que las cosas cambien”.

Otros dos agrupamientos de la izquierda participaron en las elecciones del 12 de abril. El primero es el Frente Amplio que ya concurrió a las elecciones de 2016 con la inscripción legal del Partido Tierra y Libertad fundo como un partido ambientalista en 2008. En las elecciones primarias internas presidenciales del Frente Amplio ese año, el fundador de Tierra y Libertad, Marco Arana, perdió frente a Verónika Mendoza. La bancada de 20 legisladores de este grupo se dividió meses después. El Frente Amplio concurrió solo a las elecciones legislativas de enero de 2020 y obtuvo 9 escaños. En las elecciones del 12 de abrilde 2021 obtuvo 1,05% de votos y perdió la inscripción legal.

El otro agrupamiento es Juntos por el Perú. Fue fundado en 2017 en base a la inscripción legal del Partido Humanista liderado por ex legislador Yehude Simon. Inicialmente reunía a los partidos de la izquierda tradicional como el Partido Comunista Peruano, el PC del Patria Roja y el Partido Socialista, entre otros. Luego se incorporó el partido de Verónika Mendoza, Nuevo Perú. Obtuvo 5 legisladores en las elecciones del 12 de abril. En este momento, los dos grandes referentes de la izquierda son, precisamente, Nuevo Perú, en proceso de inscripción según el JNE, y Perú Libre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.