0,00 S/

No hay productos en el carrito.

21.4 C
Lima
martes, diciembre 7, 2021

A  10 días de la toma  de Kabul por los talibanes,  las mujeres afganas han visto como de un plumazo se han anulado  los incipientes avances que se habían logrado en el ejercicio de derechos humanos tan esenciales como su libre circulación, el derecho a la educación, el derecho al trabajo y su libertad de expresión. No es que Afganistán fuera el mejor de los mundos para las mujeres. De hecho el Reporte Global sobre Brechas de Género, elaborado y publicado en marzo de este año, por el World Economic Forum[1], señala que el país cuenta con la mayor brecha en el mundo para la participación y oportunidades en el ámbito económico para las mujeres, así como en el acceso a la educación (posición 165 de 165 países analizados). En el ámbito de la salud y sobrevivencia se ubicó en el puesto  149 de 156  y en  lo que se refiere al empoderamiento político se ubicó en la posición 111.

 

Diversos reportes periodísticos señalan que las mujeres atemorizadas se han encerrado en casas en grupos para protegerse unas a otras, en el mayor acto de sororidad posible frente a la tragedia. Ya no acuden a sus trabajos principalmente en el sector de la educación y la salud ya que en las últimas décadas muchas habían podido asistir a la universidad para formarse en estos sectores que concentran profundas desigualdades. En el sector del periodismo y la comunicación, las mujeres también habían encontrado un espacio. Si la libertad de expresión corre peligro, el ejercicio del periodismo es ya  el pasado para las afganas:  el dueño de uno de las principales canales de televisión abierto tras la expulsión de los talibanes del poder hace dos décadas ha narrado al diario español El País que las mujeres (que constituían el 30% de los profesionales periodísticos y del entretenimiento) han renunciado en su totalidad[2].

 

No cabe duda que en este momento Afganistán es el país más peligroso si eres mujer. Sabiendo que los ojos de la comunidad internacional se posan sobre ellos los talibanes han declarado en su primera conferencia de prensa que tendrán “respeto a los derechos de las mujeres en el marco de la ley islámica”[3]. Un respeto poco creíble si se enmarca en un fundamentalismo religioso que prohibió a las mujeres durante su hegemonía en el país: trabajar fuera de su casa,  realizar cualquier actividad en el exterior sin compañía, ser atendidas por médicos hombres, acceder a cualquier tipo de educación básica o universitaria, reir a carcajadas, contar con su presencia en medios de comunicación o en espacios públicos, practicar deportes o el uso de cosméticos y colores brillantes en la vestimenta[4]. Y que les impone la obligación del uso del burka hasta cubrir sus tobillos bajo pena de ser azotadas públicamente[5].

 

En estos días de tragedia humanitaria,  una vez más los impactos en la vida de las mujeres son más profundos que para los hombres. En redes sociales se han recordado las palabras de Simone de Beauvoir “No olviden jamás que bastará una crisis política, económica o religiosa para que los derechos de las mujeres vuelva a ser cuestionados. Estos derechos nunca se dan por adquiridos, deben permanecer vigilantes toda su vida”.  Hoy nuestros ojos se posan sobre este drama esperando contundencia de la comunidad internacional para demandar la salvaguarda de los derechos humanos de las mujeres afganas que en su mayoría no podrán escapar y cuyas vidas están en riesgo extremo.  Pero esto no termina el 31 de agosto, fecha límite para la retirada de las fuerzas extranjeras. Por el contrario, es a partir de entonces cuando habrá que redoblar esfuerzos. Que esta no sea una crisis más que sale del foco en un mundo pandémico en el que cada día un nuevo suceso nos muestra la volatilidad y vulnerabilidad de estos tiempos. Una vez más, vigilantes.

[1] Disponible en http://www3.weforum.org/docs/WEF_GGGR_2021.pdf

[2] Diario El País. “Saad Mohseni: La mayoría de nuestras periodistas han preferido renunciar ante la llegada de los Talibanes”. 24 de agosto de 2021.

[3] BBC News Mundo. 17 de agosto de 2021.

[4] Diario El Periódico. “El infierno de las mujeres afganas. Estas son las 29 prohibiciones que deberán cumplir. 17 agosto 2021.

[5] Ob. cit. 2021.

Columnistas de Hoy

Mantente conectado

1,900FansMe gusta
270SeguidoresSeguir
3,800SeguidoresSeguir
360suscriptoresSuscribirte

Últimos artículos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here