0,00 S/

No hay productos en el carrito.

22.1 C
Lima
viernes, abril 19, 2024

El rol del Banco de la Nación

El gobierno ha propuesto que el Banco de la Nación (BN) preste los mismos servicios y ofrezca todos los productos financieros que un Banco Comercial ofrece. Se supone que el objetivo de esta propuesta es contribuir a desconcentrar el mercado bancario y con ello promover una reducción de las tasas de interés para los préstamos.

Si bien comparto el objetivo, la propuesta de política pública que se quiere utilizar presenta inconvenientes. No obstante, mis razones distan de las que se han esgrimido por varios analistas.

En primer lugar, no es cierto que el fondeo del Banco de la Nación sea principalmente dinero del Estado, como se suele argumentar:

  1. Si bien es verdad que el Banco de la Nación se encarga de recaudar los impuestos, también lo hacen casi todos los demás Bancos, pero en ningún caso ni el BN ni los otros Bancos pueden disponer de este dinero. No pueden. Todo el dinero de la recaudación se consolida en el BN y de allí pasa a la Cuenta Única del Tesoro (CUT) que se encuentra en el BCRP, no en el BN.
  2. Los fondos que las instituciones del Estado tienen depositado en el BN no son los que vía presupuesto se asignan a éstas (denominadas Recursos Ordinarios). Se trata de sus fondos propios que recaudan directamente por venta de bienes y servicios o por cobro de tasas.

En segundo lugar, no es verdad que el Banco de la Nación no tiene clientes con cuentas de ahorros. El BN tiene cientos de miles de clientes que voluntariamente tienen depósitos de ahorros: (i) los empleados y pensionistas del sector público, que por cierto pueden elegir en qué Banco pueden cobrar su sueldo y su pensión; y (ii) los ahorristas en los distritos y centros poblados   en donde solo el BN tiene presencia por ser única oferta bancaria (UOB) o la presencia de otros Bancos es muy reducida. De hecho, más del 80% de sus agencias se encuentran en zonas alejadas o de difícil acceso.

Más del 60% del fondeo del BN proviene de recursos del sector privado y no del sector público por lo que si se facultara al BN a otorgar créditos no se estaría utilizando el dinero del Estado. En la actualidad el BN si otorga créditos, pero lo hace como Banca de segundo piso no de primer piso. Es decir, el BN  otorga créditos a otras entidades financieras, especializadas en microfinanzas, para que éstas otorguen créditos a microempresas. Al hacerlo, el BN utiliza principalmente fondos privados.

Existen otras dos formas de complementariedad del BN con la Banca privada: la primera son los convenios que el BN celebra con otras entidades financieras para compartir su infraestructura en zonas alejadas, permitiéndoles otorgar créditos y cobrar sus carteras; la segunda, cuando el BN actúa como corresponsal de un Banco Privado, que no tiene agencias en un distrito o centro poblado en el que el BN si los tiene. Estas formas de complementariedad deben ser fortalecidas. Este rol de complementariedad es el que debe ser fortalecido.

El rol fundamental del BN, sin embargo, es el de la inclusión financiera: ser la puerta de entrada a productos y servicios financieros básicos, ser el primer contacto del público con un Banco, a través de la cuenta DNI o la cuenta ciudadana. Esta cuenta básica digital cuyo número es el DNI del ciudadano y al cual se puede acceder a través de un celular de su propiedad y cuyos abonos (cash in) y retiros (cash out) se deberían hacer en cualquier cajero automático o agente corresponsal es el producto financiero que todos los ciudadanos deben poder acceder. Con una cuenta DNI todos los peruanos en situación de vulnerabilidad podrían recibir, cuando sea necesario, una transferencia monetaria o bono del Estado, podrían recibir y enviar dinero, desde y hacia cualquier parte del país, podrían recibir remesas del extranjero, y pagar todos sus servicios públicos, entre otras funcionalidades.

En un país como el nuestro en el que solo 4 de cada 10 peruanos tienen una cuenta bancaria, el rol del BN debería ser complementario a la Banca privada y no sustituto de ella. Además, le tomaría varios años al BN formar personal para el otorgamiento de créditos y evaluaciones de riesgo en un mercado de primer piso que actualmente desconoce. Una cosa es efectuar préstamos a trabajadores y empleados públicos cuyas cuotas de intereses y amortización se descuentan directamente de las cuentas que éstos mantienen en el Banco para el pago de sus haberes y otra cosa es prestar dinero al público en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.