0,00 S/

No hay productos en el carrito.

17.1 C
Lima
sábado, mayo 18, 2024

Presupuesto público: Un mecanismo complejo

Esta semana el gobierno del presidente Castillo presenta el presupuesto público para el año fiscal 2022 ante el Congreso, quien tiene la facultad de aprobarlo. Pero, ¿cómo funciona y cuáles son sus implicancias hacia adelante? Dada la complejidad de todo el mecanismo presupuestal, solo se señalan los aspectos más importantes, manteniendo algunos supuestos dentro de él.

En principio, el presupuesto público es un instrumento que sirve para llevar a cabo las políticas públicas de todo gobernante.

El principal actor es el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF). En un primer momento, dicha institución elabora anualmente el marco macroeconómico multianual (MMM) para los próximos tres años (2022 – 2025). Cada año se actualiza el MMM y, por lo tanto, las cifras del crecimiento económico y de las finanzas públicas. Lo interesante de este documento es que otorga los lineamientos de política económica, fiscal y tributaria. Además de los riesgos macrofiscales que podrían devenir con el acontecer político y económico nacional y mundial.

Una vez levantadas las observaciones hechas por el Consejo Fiscal (CF), el MEF puede utilizar el MM para elaborar el presupuesto público, el cual presenta fases y es temporal. Es decir, cuenta con cinco etapas bien marcadas y con tres años de duración. En un primer año se programa y se formula tantos ingresos (tributos), gastos, deuda, entre otras variables, para los distintos sectores (instituciones y organismos públicos) de la economía; además de los gobiernos subnacionales. Ese mismo año, una vez aprobado por el Consejo de Ministros, se presenta ante el Congreso para ser evaluado.

De ser aprobado por el Legislativo, se pasa a un segundo año donde se ejecuta todo lo programado en él. Mientras que, en un tercer año, el MEF evalúa lo gastado por las instituciones del gobierno central y subnacionales. El diseño de las etapas es transversal, es decir, mientras que se va ejecutando el presupuesto del 2022 por las distintas instituciones públicas, el MEF puede estar evaluando el presupuesto del 2021 y a su vez programando/formulando/aprobando el presupuesto del 2023.

Así, en el 2022, el presupuesto público del Perú asciende a S/ 197 mil millones, creciendo 7.7% más que el 2020. Esto no es una novedad y no debería sorprenderlo estimado lector, ya que desde el 2011 hasta el 2021, el presupuesto público viene creciendo a buen galope de 7.5% anual y no para de crecer.

Ud. se pregunta posiblemente si se encuentra muy bien financiado, por lo que espera que los ingresos vengan creciendo mucho más porque, como todo presupuesto, necesita una fuente de financiamiento bien analizada. Efectivamente, en el 2022 el crecimiento de los ingresos tributarios del gobierno general (central y subnacionales) es de 8.1% respecto al 2020. Sin embargo, en el período de análisis 2011 – 2021 es 5.3%, evidentemente menor que lo que viene creciendo el presupuesto.

Como se sabe, los principales financistas del presupuesto público son los agentes económicos privados. Si tanto empresas como consumidores, invierten y consumen respectivamente, se debe principalmente al crecimiento de sus ingresos el cual depende de este círculo virtuoso de la economía. Otra forma de entenderlo es que mientras las empresas venden sus productos a las personas quienes las consumen, estos agentes trabajan en las firmas ofreciendo su fuerza laboral por el pago de un salario, lo que a su vez les permite consumir, y así sucesivamente.

Entonces, ¿cuánto viene creciendo económicamente el Perú en ese mismo período? En el 2022 el crecimiento peruano es de 4.8%, empero entre el 2011 y 2021, aunque parezca irrisorio, llega apenas a 2.4%. Posiblemente es injusto ese análisis porque se está comparando en un período que incluye la pandemia. Entonces, si se retrocede un año más, el crecimiento peruano sube a 4.5%, la mitad de lo que viene creciendo el presupuesto público.

Uno de los grandes problemas que actualmente tiene la economía es la incertidumbre. Si se revisan las proyecciones del MMM 2022 – 2025, se observa con cierto asombro, un optimismo desmedido de las cifras pese a un entorno con problemas enormes de credibilidad en la gobernabilidad, pleitos entre los poderes del Estado y un panorama aún sombrío de una salida poco airosa de la COVID19 a nivel mundial. ¿Realmente se cumplirá? Veámoslo la próxima semana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.