0,00 S/

No hay productos en el carrito.

19.1 C
Lima
lunes, mayo 16, 2022

CORONAVIRUS: LITERATURA Y DUELO

Chimamanda Ngozi Adichie, así se llama, es, hoy por hoy, una de las más destacadas escritoras del África. También se le reconoce como una de las principales exponentes del feminismo.

 

Pero lo que hace en su reciente libro, “Sobre el duelo”, es una lacerante confesión: la muerte de un ser amado infringe el mayor dolor a un ser humano. Se trata, por eso, de un relato íntimo, personal, acerca de los devastadores sentimientos de pena y tristeza que le ocasionó el fallecimiento de su padre, en plena pandemia del coronavirus, el 10 de junio de 2020, en Nigeria, su tierra natal, mientras ella estaba inmovilizada en su casa en Estados Unidos, donde reside un tiempo del año.

 

Usando la primera persona del singular, la autora nos sitúa en el contexto de lo que sucedía en su familia y en el mundo por la crisis sanitaria de la Covid 19. Como quiera que los aeropuertos estaban cerrados y en buena parte de los países había severas restricciones, las comunicaciones de ella con sus padres y hermanos se hacían virtualmente. El zoom era el vehículo para estar juntos, costumbre familiar que siempre habían cultivado. Usando su prosa precisa, recuerda con ternura que conversó con su papá, normalmente, los días 8 y 9 de junio. El mundo estaba de cabeza pero ellos no. Es verdad que la incertidumbre había emergido para quedarse algún tiempo entre nosotros, pero no entre ella y su padre. El día 10, a las 24 horas de haber desconectado la comunicación virtual, recibió la llamada de su hermano desde Nigeria para decirle que el padre había fallecido. Ese golpe es descrito, en manos de una escritora sensible, con una minuciosidad estremecedora. Utiliza varias palabras de potente significación: pena, rabia, crueldad; todas difíciles de conjugar a la vez, salvo que se sientan. Y precisamente en esa combinación es en la que se desenvuelve la literatura sobre el duelo.

 

Chimamanda Ngozi nos relata, cual sincera confesión, los momentos que tuvo con su padre a lo largo de su vida. La disciplina y el ejemplo, al tiempo que el cariño y la cercanía, van cobrando cuerpo y dándole sentido a la historia, siempre salpicada de anécdotas y sucesos de una hija con su padre. De manera recurrente, tales memorias invitan a la tristeza, al difícil proceso de acompañar el duelo que produce la pérdida de alguien amado que ya no estará más; que simplemente ha desaparecido. Hasta los efectos físicos que se suscitan por la intensidad de la pérdida, Chimamanda Ngozi nos los cuenta con detalle honesto y sentido.

 

El libro trae también reflexiones acerca de la pandemia y de la enfermedad de la Covid 19: la vulnerabilidad se ha hecho presente con una vigencia indudable, al punto de que hoy en día todos estamos más conscientes que vamos a partir de esta vida, inexorablemente. Lo sabíamos, pero ahora lo sentimos.

 

De hecho, Chimamanda Ngozi cuenta que la hermana menor de su madre falleció meses antes, y que su tía, hermana de su papá, no soportó la muerte de su hermano, y también partió. La familia ha estado rodeada por la muerte. Como mucha otra gente en todo el mundo. Cobra sentido entonces, que la escritora haya recurrido a su sapiencia literaria para escribir esta obra que bien puede entenderse como un genuino proceso de sanación: poner en palabras los variados sentimientos que caracterizan al duelo.

 

La relevancia de este conmovedor libro, “Sobre el duelo”, puede resumirse en esta pregunta que la misma Chimamanda Ngozi Adichie se hace en una de sus páginas: “¿Quizá el amor, aunque sea inconscientemente, conlleva la arrogancia engañosa de creerse a salvo de la pena?”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

spot_img