0,00 S/

No hay productos en el carrito.

26.1 C
Lima
miércoles, febrero 8, 2023

UCRANIA: TODO LO QUE DECIMOS ES DÉMOSLE UNA OPORTUNIDAD A LA PAZ. –

Por Luis F. Popa*

El mítico y legendario John Lennon, hizo una gran llamada a la paz en medio de la cruenta guerra de Estados Unidos en los años 70’, contra la pequeña nación de Vietnam, con su canción; “Give Peace a Chance”, de ahí el título de este artículo, y la grave situación que vive el mundo con la crisis ucraniana.

Lo de Vietnam fue un error de los norteamericanos, en su geopolítica dentro de la Guerra Fría. Años más tarde, un alto líder vietnamita le dijo al ex secretario de Defensa Robert McNamara: “Señor McNamara, ustedes nunca entendieron que nosotros no éramos peones de los soviéticos y chinos, luchábamos por nuestra liberación” (documental “Nieblas de Guerra”). Son los errores de los políticos, que al final llevan a la muerte de miles o millones seres humanos.

Hoy en día se hace más urgente ese llamado de Lennon, en su desgarradora voz. Estamos en un peligro terrible, que involucrara a toda la humanidad.

Yo soy un hombre mayor, por lo tanto, también como cubano, recuerdo aquellos días en donde el mundo estuvo en un hilo con una confrontación nuclear; van hacer 60 años en octubre del presente año. Tenía 14 años, y junto a mis amigos nos hacían recorrer, las autoridades de nuestro colegio secundario, las calles aledañas de nuestro barrio de clase media y alta, justo detrás del municipio conocido hoy como “Plaza de la Revolución”, antiguo Nuevo Vedado; además nos planteaban las autoridades de nuestra escuela secundaria, que debíamos custodiarla; la misma había sido la antigua Universidad de La Salle (intervenida por el gobierno revolucionario). Una pérdida de tiempo total, sólo para involucrarnos en la tensión que vivía el pueblo cubano ante una eminente invasión norteamericana.

Los hombres adultos movilizados en las trincheras; la ciudad de La Habana parecía un campamento militar, el malecón habanero un enjambre de artillería antiaérea, conocidas como “cuatro bocas” de fabricadas en la antigua República Socialista de Checoeslovaquia.

Hoy, la realidad es otra, el tema ucraniano ocupa nuestro temor de una nueva conflagración mundial, pero de una magnitud incalculable. Ni vencidos, ni vencedores.

La Crisis de los Misiles Cubanos, tiene varias lecturas, pero sólo un objetivo, la geopolítica entre las grandes potencias de ese entonces donde reinaba el bipolarismo. Estábamos inmerso en un conflicto entre dos sistemas políticos-ideológicos-económicos diametralmente opuestos. Cuba, gobernada por un líder que se abrazó al marxismo-leninismo, y por ende se alineó a la entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Cuba después de su independencia de la metrópoli española, estuvo, a partir de ahí, bajo la tutela de la vigorosa nación (EEUU) que para principios del siglo XX era (y son) la primera potencia mundial; y de repente la dócil Cuba, se alinea con el enemigo comunista, dentro del contexto de su adhesión a un sistema que eliminó todo vestigio de propiedad privada y de relaciones capitalista de producción.

Las clases pudientes cubanas, pusieron sus esperanzas en recuperar sus propiedades, en el gobierno de los Estados Unidos, como históricamente había pasado en otros momentos; también los norteamericanos, habían perdido sus propiedades nacionalizadas por el castrismo, incluyendo las famosas “cinco familias de la mafia de New York”. Cuestión que sucedió en abril de 1961, con la invasión de los exiliados cubanos en Bahía de Cochinos o Playa Girón; pero como conocemos, fue un fiasco, el fiasco de la administración de Kennedy. Pero quedo la revancha norteamericana, o más bien de los hermanos John y Bobby Kennedy. Fidel Castro lo sabía. Los soviéticos también coquetearon con esto enviando varias toneladas de armamento a Cuba, claro, todo armamento convencional.

En ese contexto; es que el entonces Primer Ministro y Primer Secretario del Partido Comunista de la URSS, Nikita Kruschev, se encontraba dando un recorrido con el Mariscal Malinovski, a las orillas del Mar Negro. Nikita le comentó al referido mariscal, que del otro lado (se refería a Turquía) tenemos cohetes con cabezas nucleares apuntándonos a la cabeza. Este análisis del extinto premier, encerraba una idea de contraofensiva hacia los norteamericanos, por el emplazamiento de los cohetes “Júpiter” en el borde la frontera soviética. Ellos (los soviéticos) lo veían no sólo como un peligro, sino como una provocación.

Es así que una visita del ministro de Industrias de Cuba socialista, comandante Ernesto “Che” Guevara a Moscú, Kruschev le propone la idea de emplazar cohetes soviéticos en la Isla, de alcance medio. El argentino, le gustó la idea; se sabía que una nueva invasión a Cuba sería con tropas norteamericanas, y no con tropas nativas. Guevara planteó que le daría el mensaje a Fidel.

Según cuenta Castro, en una entrevista demás de 100 horas con el periodista español-francés Ignacio Ramonet, él acepto aquellas armas bajo el principio de que se considerará por los soviéticos que Cuba era un eslabón más del sistema socialista mundial y por ende una trinchera frente al imperialismo. Aquellos cohetes pasaron en barcos mercantes bajo las narices de los norteamericanos; cuando la administración Kennedy tuvo la información, ya casi estaban todos instalados, con ojivas nucleares en cohetes de largo y mediano alcance. Incluso armas nucleares tácticas, que nunca supieron los norteamericanos hasta muchos años después, cuando se hicieron varias reuniones o seminarios entres veteranos generales norteamericanos, soviéticos y cubanos, para intercambiar experiencia y escribir la historia.

Hoy en día la realidad los tiempos son otros, pero hay similitudes geopolíticas, aunque el inquilino de la Casa Blanca de aquellos tiempos, Kennedy era un católico, y Biden también coincidencias del destino (los dos únicos presidentes católicos que ha tenido los EE.UU.). Sin embargo, en los caso cubano y ucraniano, vemos como el tema geopolítico de la seguridad de las fronteras se impones.

En octubre de 1962, Estados Unidos se sintió amenazado, pues a 180 kilómetros tenían emplazado cohetes nucleares, es decir, allende a sus costas, que llegarían hasta el estado de Washington, situado al noroeste de su territorio. Hoy la Federación Rusa se siente amenazada, en las fronteras de su antiguo estado tapón, Ucrania, que siempre fue desde los tiempos de los zares parte del Imperio Ruso y posteriormente de la ex URSS. Se plantea públicamente que si Ucrania entra a formar parte de la Organización del Tratado del Atlántico Norte – OTAN – es amenaza para Rusia. Ucrania, el puente ruso con Europa.

¿Pero por qué razón el Kremlin no protesto cuando las ex repúblicas soviéticas del Báltico, Estonia, Letonia y Lituania, se adhieran a la OTAN en el 2004? Bueno, esto fue cuando Rusia, aún se estaba curando sus heridas, y estaba tratando recuperarse como potencia hegemónica; los problemas económicos del shock neoliberal, las privatizaciones y la preponderancia de un grupo de oligarcas habían hundido al país en el caos, frente a una población que se sentía desprotegida por parte de su Estado, unido al separatismo y guerras internas, como la de Chechenia. Boris Yeltsin, el hombre que finiquito el socialismo en la gran Unión Soviética, de héroe paso a malvado, teniendo que ceder el cargo en 1999 a su entonces primer ministro Vladimir Putin.

En realidad, Rusia era un agujero negro en el mapa geopolítico, como lo describe Brzezinski en su libro “El Gran Tablero Mundial”. De esta manera con la incorporación de las tres repúblicas bálticas, Rusia quedó cercada prácticamente en sus fronteras europeas, quedaba sólo la siempre fiel Ucrania, que mantuvo un gobierno independiente pero fiel y amistoso con Moscú. Otro tanto con la hermana pequeña y fiel Bielorrusia.

Sin embargo, con los cambios de gobierno en Ucrania, la guerra en el este del país con una gran población filo ruso y la adhesión y desgajamiento de la importantísima y estratégica región de Crimea, hacia la Madre Rusa; los cambios geopolíticos han ido cambiando.

El Kremlin de Putin no permitirá que la OTAN avance más hacia sus fronteras como sucedió con las repúblicas bálticas. Rusia está sintiendo lo que EEUU sintió con los cohetes nucleares en territorio cubano hace 60 años. Porque, aunque no se dice, y Ucrania no ha ingresado a la OTAN, de seguro hay armamento nuclear en Ucrania, con cohetes que en una hora podrían estar en Moscú.

La situación es tan compleja, que ya funcionarios rusos de nivel intermedio han declarado que Rusia podría instalar bases militares en Cuba y Venezuela como contrarrestar las fuerzas occidentales en territorio ucraniano. Aquí lo triste es que los gobernantes de Cuba y Venezuela no han dicho nada. En realidad, estas declaraciones por muy aliado que puedan ser, comprometen la soberanía de ambos países. Los presidentes de los dos países no han expresado ninguna declaración. Tampoco los mandatarios de América Latina; traer el conflicto a nuestra región nos compromete a todos los países, centroamericanos, caribeños y sudamericanos. Colombia, Perú y Brasil, aliados de EEUU, estaríamos comprometidos si los rusos instalan bases militares en Venezuela.

El presidente francés, Macron, en un gesto de buena voluntad, ha ido a conversar con Putin. Tratando de apaciguar la situación y comprometiendo al mandamás del Kremlin. Ojalá no haga el triste papel de Chamberlain en el Tratado de Múnich con Hitler. ¡Que falta hubiera hecho Angela Merkel! Putin no la resistía, pero la respetaba.

Esperemos que las mentes brillantes imperen, y le demos una oportunidad a la paz. Ucrania podría ser declarada una zona desmilitarizada, con compromisos claros de la Federación Rusa, Estados Unidos y la OTAN, de no inmiscuirse en sus asuntos internos y proporcionando el dialogo. De lo contrario, tenemos que tener en cuenta a la conclusión que llegó ex secretario de Defensa de Kennedy y Johnson, Robert McNamara: la MAD (Destrucción Mutua Asegurada). Nuestro planeta es pequeño, ¿qué mundo le vamos a dejar a las futuras generaciones? Hay que darle una oportunidad a la paz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.