0,00 S/

No hay productos en el carrito.

23.8 C
Lima
martes, abril 23, 2024

¿QUÉ FALTA PARA UNA TERCERA GUERRA MUNDIAL?

En muchas ocasiones el arte, tiene la virtud creativa de anticipar los hechos y tendencias de la humanidad en diversos campos, la crisis de la humanidad, por ejemplo: en la literatura como en el cine, se han producido un conjunto de escenarios sobre la crisis y el peligro de la humanidad.

Las catástrofes de la humanidad, fueron abordadas desde distintas perspectivas, en cientos de obras:

Catástrofes regionales o continentales, producto de las inclemencias de la naturaleza a la que la humanidad y autoridades, jamás le prestaron la atención para anticiparse.

Destrucción de la humanidad por el avance descontrolado de la ciencia y tecnología en manos de desquiciados o genios mesiánicos.

El cumplimiento bíblico por el que la tierra llegará a su final, tras el 2000 que no pasó nada de las predicciones catastrofistas, ahora buscan otras fechas esotéricas y religiosas.

La guerra y la bomba atómica como otro factor de la destrucción de la humanidad, bomba que siempre viene del lado de los malos y nunca de los buenos occidentales.

La llegada de los extraterrestres, que en unos casos vienen a reordenar y reconstruir la autodestrucción de la tierra o en otros como una maldita invasión de unos seres superiores.

Finalmente las pandemias y enfermedades incurables e incontrolables, que acaban con los seres humanos.

A pesar de todos esos textos, guiones y trabajos, el COVID 19 y sus impactos fueron mayores que la imaginación. Por todas estas cosas es que muchos autores y científicos, plataformas y colectivos hablan que la destrucción de la humanidad está en curso, que habiendo conciencia e información del tema no se actúa para remediar las causas desde los focos centrales del poder y países que conducen a la humanidad.

Y VOLVIENDO A LAS GUERRAS

El concepto general para determinar si estamos ante una guerra mundial o no, es muy difuso y por ello tiene varias interpretaciones; el más simple aquella que afirma que una guerra mundial es un conflicto o guerra entre dos países o bloques, que movilizan e involucran militarmente a más países en el conflicto abierto.

Como siempre existen también algunas lecturas jurídicas exigen, que para determinar de acuerdo a la ONU, que hay una guerra mundial debe existir una declaración pública y legal de una guerra de un país o países a otros.

Luego de la invasión de Rusia a Ucrania y tomando los antecedentes del 2014, en que el conflicto escaló a una intervención en territorio ucraniano por parte de Rusia para anexar Crimea y defender a las repúblicas rebeldes, a tres meses de esta reanudación del conflicto armado, hay hechos fácticos:

La OTAN informa que el resurgimiento del bloque militar ahora cuenta con 39 países, incluidos los casos de Finlandia y Suecia que participan de las reuniones a pesar que legalmente no está aprobado su inclusión.

Los mandos militares de Ucrania participan de la información y decisiones en el mando supremo de la OTAN en los últimos años y, más directamente, en los últimos tiempos.

El Departamento de Defensa de los EE.UU. acaba de informar que 44 Ministerios de Defensa de países se han comprometido a seguir apoyando con armas y recursos militares a Ucrania.

Hay un corredor militar que introduce armas vía Polonia y los mares circundantes, con actuación directa de los EE.UU. y la OTAN, con la finalidad de prolongar el conflicto.

La Guerra se ha extendido a los planos, productivos, económicos y financieros, donde el bloque liderado por EE.UU. implementa sanciones de toda índole a Rusia, que han originado la crisis del petróleo y el gas.

Hay centro de información que maneja EE.UU. y han logrado arrinconar y cercar en el plano de la disputa por la comunicación y el relato de la guerra a Rusia.

Mientras Rusia está concentrado en Ucrania, Biden acaba de repotenciar el tratado militar y económico en Asia, provocando abiertamente a China con el asunto de Taiwan.

EE.UU acaba de invadir Somalia, con el mismo pretexto de defensa de sus intereses; y Francia del mismo modo ha reavivado sus actividades en el África.

Finalmente el espacio sideral y el cyber espacio, ingresan a una nueva etapa en la disputa.

Por todos estos datos militares, económicos, comerciales y financieros, tecnológicos, podemos concluir que el conflicto abarca directa e indirectamente a todos los continentes y países, incluido a Latinoamérica por cuanto Colombia es miembro de la OTAN, asunto que no se discute sus implicancias por ahora.

El aumento de los precios de los minerales que exporta el Perú, así como el disparo del petróleo que importamos también afecta al país directa e indirectamente, solo que la cantaleta de la vacancia de Castillo no permite su discusión en la agenda al respecto. Del mismo modo la crisis ambiental y alimentaria que asola a la humanidad toca nuestras puertas.

¿Si todos esos datos, no explican que estamos ante una Tercera Guerra Mundial en curso o proceso, de qué se trata entonces? ¿Estamos esperando una bomba atómica de carácter táctico, que lance Rusia para disuadir la rendición de Ucrania, como lo hizo EE.UU. a Japón en 1945 para recién comprender y aceptar que estamos en un conflicto de nivel mundial?

Son parte o no, del proceso de guerra en el mundo, el reguero de intervenciones y genocidio de los EE.UU y la OTAN en los países árabes, africanos y ahora recalentando el conflicto en Asia?

Pareciera que hay una súper potencia dominante que no desea admitir abiertamente el conflicto como tal, porque se cae su discurso hegemónico y paraguas occidental. Para preservar todavía por un tiempo seguirá creando conflictos de acuerdo a sus intereses, frenando un nuevo horizonte, que todavía es difuso propio de la incertidumbre y el caos que asola a la sociedad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.