0,00 S/

No hay productos en el carrito.

21.8 C
Lima
jueves, enero 20, 2022

La diversidad biológica se suele asociar con la variedad de plantas, animales y microorganismos de la tierra. Pero el término abarca la diversidad en todos los niveles, desde los genes hasta las especies, los ecosistemas y los paisajes. Se estima que hay aproximadamente 8,7 millones de especies en todo el mundo, de las cuales aproximadamente 2,2 millones son marinas.

 

En cada ecosistema los seres vivos interactúan entre sí formando comunidades interconectadas. Se calcula que los servicios que proporciona la biodiversidad tienen un valor que dobla el PBI mundial. La biodiversidad también incluye las diferencias genéticas de las especies, como las diferentes razas y variedades, así como cromosomas, genes y secuencias genéticas, lo que implica beneficios para los humanos. Por ejemplo, muchos medicamentos se obtienen de la naturaleza, como la quina, que proporciona remedios utilizados para controlar la fiebre.

 

A principios de la década de 1990, cuando el derecho internacional del medio ambiente progresaba significativamente, los países adoptaron un acuerdo enfocado en la diversidad biológica del planeta. El Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) se adoptó en 1992 durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. Actualmente hay 196 Partes en ese Convenio, cuyo objetivo es promover la conservación de la diversidad biológica, el uso sostenible de sus componentes y la distribución justa y equitativa de los beneficios derivados del uso de los recursos genéticos.

 

El CDB —y sus protocolos sobre bioseguridad y acceso a los recursos genéticos— se encuentran en un momento crítico. Las metas de Aichi —establecidas en 2010 con el fin de tomar acción frente al problema de la degradación de la biodiversidad— no llegaron a cumplir varios de sus objetivos. Ahora los países piensan establecer nuevas metas globales hacia el año 2030 a través del Marco Mundial de la Biodiversidad Post-2020. En el contexto actual, esas nuevas metas deben abordar desafíos y lecciones especiales: nos encontramos en un momento en el que el mundo experimenta las consecuencias de una pandemia generada probablemente por la interrupción del equilibrio entre la naturaleza y los seres humanos.

 

Hoy se cuenta con un borrador del citado Marco —que se espera será aprobado a fines de año, durante la próxima Conferencia de las Partes del CDB en Kunming, China— que está elaborado en base al reconocimiento de que se requieren medidas urgentes para transformar los modelos económicos, sociales y financieros de manera que las tendencias que han exacerbado la pérdida de diversidad biológica se estabilicen para el año 2030 y permitan una recuperación de los ecosistemas naturales para el 2050.

 

El Marco tiene 21 metas al año 2030 y supone la adopción de medidas, entre las que se encuentra la de lograr que al menos el 30 por ciento de las áreas terrestres y marinas a nivel mundial se conserven de manera efectiva y equitativa al año 2030. El objetivo es frenar la degradación de los ecosistemas, que es visto por muchos expertos como uno de los mayores retos globales en la actualidad.

 

El Perú es uno de los países con mayor diversidad biológica en el mundo, por lo que es considerado como un país megadiverso. También es uno de los mayores exportadores de recursos naturales, como el cobre, plata y zinc, en el mundo. Muchas de las áreas “conservables” se encuentran en países del Sur Global, y varias de ellas están habitadas por comunidades indígenas, quienes sentirían de cerca los impactos generados por las decisiones que se tomen sobre las tierras que habitan. Tomando en cuenta de que muchas de las acciones relacionadas a la diversidad biológica del país surgen de iniciativas que se generan a nivel internacional, conviene tener políticas de Estado que tengan en cuenta los intereses permanentes del Perú. Un enfoque oportuno en ese sentido podría generar un ambiente que garantice que los derechos de las personas, la conservación de la naturaleza y el desarrollo económico, encuentren un balance justo y apropiado en aquellos países que aún se encuentran en vías de lograr un desarrollo adecuado para cerrar las brechas de inequidad, que hoy son fuente de muchos de los desafíos que enfrentan.

Columnistas de Hoy

spot_img

Mantente conectado

1,900FansMe gusta
270SeguidoresSeguir
3,800SeguidoresSeguir
360suscriptoresSuscribirte

Últimos artículos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here