0,00 S/

No hay productos en el carrito.

20.4 C
Lima
martes, diciembre 7, 2021

Los Papeles de Pandora y la evasión de impuestos

Una investigación, en la que han colaborado más de 600 periodistas de 117 países, basada en una filtración de documentos confidenciales de 14 despachos de abogados especializados en la creación de sociedades en paraísos fiscales (Panamá, Islas Vírgenes Británicas, Bahamas, entre otros) ha identificado más de 27,000 empresas creadas entre 1971 y 2018 y cerca de 30,000 beneficiarios.

Los paraísos fiscales son países o jurisdicciones que se caracterizan por: (i) gravar a las empresas con impuestos bajos o nulos; (ii) proteger el anonimato de sus accionistas y (iii) tener poca inclinación a compartir información con autoridades tributarias de otros países.

La existencia de paraísos fiscales permite, por ejemplo, a las empresas multinacionales establecer sus matrices o sucursales allí y planificar una menor carga impositiva global mediante contratos de servicios que se prestan desde dichas jurisdicciones. Dado que las empresas establecidas en los paraísos fiscales enfrentan una carga impositiva menor, las utilidades de las multinacionales son declaradas en dichos paraísos, disminuyendo las utilidades en los países en donde realmente se venden los bienes o prestan los servicios a los consumidores.

Un estudio de Cobham y Jansky[1] estimó por esta causa, para el año 2013, una pérdida anual de ingresos de 500 mil millones de dólares señalando que la mayor intensidad de pérdidas ocurre en los países de ingresos bajos y medios bajos de los países del África subsahariana, América Latina y el Caribe y el sur de Asia. El monto de pérdidas estimados para los países de la OCDE es 301 mil millones de dólares (0.66% del PIB) y para países que no pertenecen a la OCDE es 193 mil millones de dólares (1.26% del PIB).

Pese a todos los esfuerzos para reducir las transferencias de utilidades a los paraísos fiscales no hay evidencia que esté disminuyendo. Según Saez y Zucman, dos economistas americanos especialistas en esta materia, en el último quinquenio la participación de las utilidades de las multinacionales de US en paraísos fiscales se ha mantenido en 60%.

Pero lo que también permiten los paraísos fiscales son ocultar ingresos y patrimonios de las personas. Dada la opacidad de los paraísos fiscales, se desconoce si estos ingresos y patrimonios son de fuente ilícita o lícita. En el primer caso se trata de ingresos que provienen de negocios corruptos o en general de ingresos no declarados a las administraciones tributarias. En el segundo caso pueden existir otras razones por las cuales se desee mantener los ingresos en el anonimato.

En consecuencia, los paraísos fiscales son un factor importante que explica la evasión y la elusión de impuestos, particularmente de los impuestos a la renta y al patrimonio. Estos resultan ser problemas significativos en la economía peruana. De acuerdo con cifras oficiales de la SUNAT la evasión del impuesto a la renta a las utilidades de las empresas se ha mantenido alrededor del 50% desde el año 2008. Esta brecha de cumplimiento es elevada en comparación con los países de América Latina, siendo la más elevada entre los países de la Alianza del Pacífico. Esta brecha de incumplimiento significa que el Perú dejó de recaudar un monto equivalente a 3.7% del PBI en el año 2013 y de alrededor de 3% del PBI desde el año 2014 en adelante.

En el caso del impuesto a la renta de las personas (IRP) y de los impuestos que gravan el patrimonio (predios, vehículos) no existen estudios periódicos que midan la tasa de evasión.

El estudio que realicé para CEPAL[2] estimó una tasa de evasión del 36% del IRP para el año 2006 utilizando encuestas de hogares. Según una publicación reciente del BID: “Propuestas para la terapia tributaria en la pos pandemia”, el impuesto sobre la renta personal está muy poco explotado en la región, con lo que se pierde un instrumento relevante no solo de recaudación sino de redistribución de ingresos. Lo que se recauda en América Latina y el Caribe (ALC) (2.6% del PBI) es menos de la tercera parte de lo que obtienen los países de la OCDE (8.4% del PBI). En el Perú se recauda menos del 2% del PBI.

En el caso de los impuestos patrimoniales, en el caso de ALC se recauda menos de la mitad (0.8% del PBI) de lo que se recauda en los países de la OCDE (1.8% del PBI), según el mismo estudio. En Perú apenas llega a 0.4% del PBI[3].

No es la primera vez que investigaciones periodísticas descubren secretos de los paraísos fiscales. En el año 2016 una investigación similar develó información de los “Papeles de Panamá”. En dicha ocasión SUNAT informó sobre la creación de un Grupo Especial para investigar las operaciones del estudio de abogados Mosack Fonseca en Lima[4]. Hasta la fecha se desconoce los resultados de dicho Grupo.

El principal rol de la SUNAT es reducir la evasión de impuestos, esto requiere una estrategia que esté contenida en un Política Nacional contra la evasión de la cual formen parte varias entidades y en la cual la lucha contra las modalidades de evasión que se derivan de los paraísos fiscales sea una de las prioridades. Para ello necesitamos acciones y metas concretas.

[1] Cobham, Alex y Jansky, Petr. Global distribution of revenue loss from corporate tax avoidance: Re-estimation and country results. Journal of International Development 30, 206-232

[2] La tributación directa en América Latina: equidad y desafíos. El caso de Perú

[3] Impuesto predial, vehicular y alcabala.

[4] https://panamapapers.ojo-publico.com/articulo/sunat-crea-grupo-especial-para-caso-panama-papers/

Columnistas de Hoy

Mantente conectado

1,900FansMe gusta
270SeguidoresSeguir
3,800SeguidoresSeguir
360suscriptoresSuscribirte

Últimos artículos

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here