0,00 S/

No hay productos en el carrito.

14.9 C
Lima
viernes, octubre 7, 2022

¿Boric y Kast corriendo al centro político?

Los resultados electorales en Chile son bastante apretados, con apenas dos puntos de diferencia en favor del candidato de la ultraderecha, 27.9% frente a la coalición de la izquierda 25.8%. La concurrencia a la votación alcanzó cerca del 47% del universo electoral, sumando los resultados de todos los partidos en contienda; mientras que un 53% de electores, considerando que el voto no es obligatorio, se quedaron en sus casas por  rechazo, cuestionamiento, displicencia al viejo sistema político de los partidos de la derecha y la izquierda.

 

La primera reacción de los grupos fácticos y  mediáticos afines al oficialismo y al modelo, esa noche fue instalar el relato de  la “incertidumbre” con fines descalificadores, para justificar el todo vale en las elecciones. Esa día el candidato del pinochetismo lanzó la estrategia épica de “libertad o comunismo”, importado de las elecciones de los EE.UU. Brasil  y España; mientras que el otro candidato apelaba a las fuerzas del cambio. Parecía que el formato se repetía en Chile también.

 

En ese contexto, varios estrategas aconsejaron a los candidatos casi automáticamente, correr hacia el centro en el discurso para sumar votos en uno u otra dirección. Pero falta saber si el tablero tiene esa predisposición y las tendencias así funcionan.

 

Como era comprensible, en estos días los candidatos empezaron a sumar votos y siglas partidarias de otros competidores; Gabriel Boric  logró el apoyo de los grupos de la ex Concertación como el: PS, PPD, PR y un sector importante de la Democracia Cristiana, que alcanzaron un 11.6% y el PRO de Marcos Enríquez – Ominami que sumó 7.6%. Pareciera que la centro izquierda ya cumplió su tarea en dichos segmento.

 

Mientras que por el lado de la derecha, José Antonio Kast recibió tempranamente el apoyo de los partidos de gobierno como: UDI, RN, Evópoli y el PRI con el 12.7%; incluido algunos funcionarios de Piñera, que participaran reforzando el comando de campaña. Electoralmente el círculo de la centro derecha está completa también.

 

Queda sin embargo en el bastidor y en disputa, el Partido de la Gente que con Franco Parisi alcanzó un notable 12.8%, reivindicando un voto contra la izquierda y derecha, quienes definirán posiciones en el transcurso de los días. Precisamente este voto es el más complicado de ganar por ambos costados, en tanto que alcanzó resultados muy altos en las regiones del norte de Chile y en la propia capital en el seno de una clase media baja y en sectores populares y laborales.

 

Estos votantes tienen similares características con el 53% de los que faltaron sufragar, socialmente corresponde a clases medias y plebeyas decepcionados con el sistema, que no aceptan el sistema binario de izquierda y derecha, porque los consideran parte del sistema en crisis. Desde la perspectiva económica, son parte de los que desean mejorar su condición económica, por ello no son anti modelo neoliberal; sin embargo desde el punto de vista de la agenda política son más cercanos a una intervención mayor del Estado y ampliación de los derechos civiles. Es a este 60% de electores a quienes deben ir las estrategias de captación de ambos candidatos; que no necesariamente son centro político.

 

José Antonio Kast ha recuperado el tercio histórico de la derecha y la ultraderecha, asociada antes a las fuerzas pinochetista y ahora hegemonizada por el Partido Republicano en desmedro de la alianza centro derecha que gobernaba con Piñera.

 

La ultraderecha estará en condiciones de acercarse al voto clase mediero y trabajador, teniendo un discurso reivindicativo de la dictadura, acusando de violentistas y terroristas a los movimientos  sociales y Mapuches, desconociendo a los movimientos de derechos civiles, desplegando también una fuerte posición a la ola de migrantes venezolanos y peruanos? Esa es la gran duda y limitación que debe superar para captar votos por ese lado.

 

Gabriel Boric tampoco la tiene fácil, debe re direccionar sus acciones y posiciones electorales para abajo, a los sectores populares y sociales que fueron esquivos a él en esta primera vuelta; esto significa bajar de las generalidades a una campaña de propuestas aterrizadas de reactivación económica, seguridad ciudadana, salud y educación post pandemia; para ello cuenta con gobernadores regionales y municipales de las recientes elecciones, así como los lazos históricos de los partidos de la izquierda con el movimiento social.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.