0,00 S/

No hay productos en el carrito.

18.8 C
Lima
jueves, septiembre 28, 2023

Lo bueno, lo malo y lo feo de los 100 días de Pedro Castillo

Cumplidos los primeros 100 días del gobierno de Pedro Castillo es tradicional y por supuesto conveniente realizar un balance del mismo.

Lo bueno

Para empezar con lo bueno, lo primero que habría que resaltar son los avances logrados en el proceso de vacunación. A la fecha 57% de toda la población tiene al menos una dosis de vacuna y 47% tiene dos dosis. Al inicio del actual gobierno solo el 12% de la población contaba con las dos dosis. Continúa siendo un reto los avances desiguales por departamento. Así, la vacunación con dos dosis en Callao (62.8%), Lima (56.3%) y Tacna (56.2%), duplica a la de Loreto (26.5%), Puno (27.8%) y Madre de Dios (28.3%) y Ucayali.  (31.6%): no obstante, al inicio del gobierno las brechas eran mayores.

Lo segundo que hay que resaltar es el manejo prudente de la política fiscal, pese a que existen algunas alertas del Consejo Fiscal respecto al procedimiento para la aprobación de las ampliaciones presupuestales[1]. El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) reestableció las reglas fiscales correspondientes a la regla del resultado económico y a la regla de deuda. Para el año 2022 el déficit fiscal y la deuda pública bruta no podrán exceder de un monto equivalente a 3.7% del PBI y 38% del PBI, respectivamente. El reestablecimiento de las reglas fiscales para el 2022 fue positiva debido a que se dio una buena señal de responsabilidad fiscal pues el déficit se reduciría desde 6% a Julio de 2021 a 4.7% diciembre 2021 y a 3.7% del PBI el 2022.

Los buenos precios de los metales y los buenos resultados de la actividad económica permitirán que las metas fiscales para el año 2021 se cumplan con holgura. Así, el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP), cuyo presidente, Julio Velarde, fue ratificado, proyectó en su último Reporte de Inflación que el déficit fiscal se reduciría a 4% del PBI.

Los avances en el proceso de vacunación, el crecimiento de la inversión pública y los vientos favorables del exterior posibilitaron que las perspectivas de crecimiento del PBI para este año se hayan revisado al alza: el BCRP aumentó su proyección de crecimiento desde 10.7% (en el Reporte de Inflación de Junio) hasta 11.9% (en el Reporte de setiembre). A agosto el PBI ya había superado los niveles pre-pandemia y los indicadores de generación de electricidad, consumo de cemento y recaudación del IGV indican que la actividad económica ha continuado bien durante todo el tercer trimestre. Finalmente, en agosto los puestos de trabajo formales ya superan los niveles pre-pandemia.

Para cerrar con lo bueno está el hecho que el MEF haya elaborado el proyecto de delegación de facultades en materia tributaria, fiscal y financiera. Este proyecto siempre se puede perfeccionar, pero lo importante es que sea debatido en el Congreso y se pueda aprobar la delegación que contribuya al necesario incremento sostenido de los ingresos públicos.

Lo malo 

Lo malo de estos 100 días han sido las permanentes señales negativas que se han dado a los mercados. Las señales negativas han sido varias pero las principales han sido: en primer lugar la espada de Damocles que significa el objetivo de plantear una modificación total de la Constitución, sin especificar de manera concreta qué es lo que se quiere modificar y con mensajes contradictorios respecto a la vía legal para realizar dicha modificación; en segundo lugar, el anuncio del presidente de su deseo de estatizar Camisea, posteriormente rectificado en el sentido que lo que se quiere es la masificación del gas natural; en tercer lugar, es el deseo de aumentar el rol de las empresas públicas, como es el caso del Banco de la Nación. En este caso, la intención es que pueda brindar todos los servicios bancarios disponibles y competir con la banca privada. Si bien, hay una buena intención de corregir fallas de mercado en el sector financiero, buscando una mayor competencia que genere una reducción en las tasas de interés que son muy elevadas, el instrumento para corregir estas fallas no es utilizar al Banco de la Nación a competir en la prestación de todos los servicios financieros. El Banco de la Nación no tiene la experiencia ni los recursos humanos para competir con la banca privada.

Estas señales negativas han provocado un deterioro permanente de las expectativas de los agentes económicos, las que se han traslado al precio del dólar y de la inflación. Además, según las encuestas de expectativas que mensualmente realiza el BCRP a una muestra representativa de empresas de los diversos sectores económicos del país, así como a instituciones financieras y analistas económicos, la expectativa de la economía a 3 y 12 meses continúa en el tramo negativo, lo mismo que las expectativas de inversión de su empresa a 3 y 12 meses.

Las señales negativas que casi permanentemente ha emitido el gobierno en estos 100 días han provocado que las expectativas de crecimiento de la inversión privada para el próximo año se deterioren. Así, el BCRP revisó a la baja la tasa de crecimiento de la inversión privada para el 2022 desde 2.5% a 0% y de la tasa de crecimiento del PBI, desde 4.5% a 3.4%. Las expectativas de crecimiento de las consultoras privadas son aún menores. Estas están estimando un crecimiento del PBI para el año 2022 de alrededor de 2% y que la inversión privada se contraería dos dígitos.

Lo feo

Finalmente, lo feo de estos 100 días ha sido la gestión pública y los indicios concretos de mal gobierno. A la fecha tenemos en tan corto tiempo dos gabinetes y cuando escribo este artículo existe incertidumbre sobre el voto de confianza del segundo gabinete. A esto se suma el cuestionamiento en la designación de ministros y funcionarios públicos en varias entidades importantes, tal es el caso de ESSALUD e INDECOPI, solo por citar dos casos de instituciones públicas. También hay señales que se quieren desactivar importantes reformas en marcha, como la reforma educativa y la reforma del transporte. No cabe duda que la principal deficiencia de este gobierno es la ausencia de cuadros profesionales honestos y capaces de llevar a la cabo las reformas necesarias que el país necesita.

[1] El Consejo Fiscal cuestiona que las ampliaciones presupuestales se aprueben por Decretos de Urgencia en lugar de ser aprobadas por Leyes del Congreso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.