0,00 S/

No hay productos en el carrito.

18.1 C
Lima
domingo, noviembre 27, 2022

El izquierdista Petro y el populista Hernández se disputarán la presidencia

Con información de RFI

En política hay victorias agridulces y segundos puestos que saben a victoria. Eso es en resumen lo que ha pasado en la primera vuelta de las elecciones en Colombia.

El izquierdista Gustavo Petro logró un dato histórico ganando con el 40,3% de los sufragios pero se enfrentará al peor de los escenarios: una segunda vuelta el 19 de junio frente al populista Rodolfo Hernández, el apodado como “Trump colombiano” que con el 28,15% de los votos llegó segundo forzando el balotaje.

Las urnas confirmaron la tendencia de los últimos sondeos publicados: Hernández tenía la mejor dinámica de campaña con un discurso visceral y simplista, presentándose como el azote de la corrupción aunque él mismo tenga cuentas pendientes con la Justicia, como el manejo irregular de la recogida de residuos de la ciudad de la que fue regidor, Bucaramanga.

Con Petro y Hernández clasificados para jugarse el poder en segunda vuelta, Colombia confirma su sed de cambio y su voto contra la inercia política que arrastraba el país.

En medio de una jornada tranquila prácticamente sin incidentes, cerca 21 millones de ciudadanos acudieron a las urnas para definir el futuro político de Colombia y las urnas confirmaron varias realidades.

La primera es que la izquierda colombiana ha completado su proceso de desestigmatización tras los acuerdos de paz con la guerrilla de las FARC. El segundo es que Colombia quiere un cambio, y esa ruptura es percibida tanto en la figura de Petro como, de otra forma, en la de Hernández. Y la tercera que a partir de hoy comienza una nueva campaña por la casa de Nariño que se presenta como más incierta y emocionante que nunca.

Los colombianos han votado tras la campaña más tensa que se recuerda en la historia reciente del país. La posible victoria de Petro, en un país en el que nunca ha gobernado la izquierda, ha generado una tormenta política, con denuncias cruzadas de fraude o de puesta en cuestión de todo el proceso. El procurador nacional y todas las autoridades electorales habían asegurado que la transparencia estaba garantizada.

«Quiero agradecerles a los 90.000 testigos electorales y a los más de 8 millones de ciudadanos que votaron hoy por nosotros«, dijo Gustavo Petro en su discurso de la victoria en su cuartel de Bogotá donde RFI pudo comprobar que el ambiente era de una fiesta algo descafeinada y donde los miedos al balotaje frente a Hernández eran palpables.

Petro ha hablado en su discurso sobre los tipos de cambio que representan su candidatura y la de Rodolfo Hernández: avanzar o «suicidarse». Para explicar esto, habló de cómo el empresariado que teme un gobierno de la izquierda debe entender que «lo que propongo al empresariado es justicia social y estabilidad económica”. Dijo que pide una reforma tributaria en el que paguen los más ricos, educación superior gratuita y más pensiones a los más viejos que no la tienen.

Por su parte Hernández volvió a repetir su mantra anti-establishment señalando que su objetivo es acabar con “la corrupción especialmente de los que se han sentido dueños del país”.

Fico y Fajardo, los derrotados

El gran derrotado de la jornada fue el candidato de la derecha, Federico Fico Gutiérrez. El exalcalde de Medellín se convirtió durante la campaña en la cara del continuismo, lo que lo acabó devorando.

A Fico, aunque se presentó como un político independiente, lo apoyó todo el poder político del país, especialmente el uribimo. En sus primeras palabras públicas, Gutiérrez reconoció su derrota y dio su apoyo sin ambages a Hernández para la segunda vuelta. Si todo el establishment que apoyó a Fico se va directamente con Hernández, sumarían 11 millones de votos. De ahí las complicaciones para Petro.

En 2018, el candidato del uribismo Iván Duque venció en primera vuelta y volvió a hacerlo en segunda ante Gustavo Petro. Sin embargo, y tras la pandemia y los estallidos sociales vividos en el país, Duque saldrá de la presidencia con la popularidad por los suelos.

El otro gran derrotado es el centrista Sergio Fajardo que no llega ni al 5% después de que en las anteriores presidenciales estuviese a punto de llegar al balotaje.

Con el segundo puesto del excéntrico Hernández, la batalla clásica ideológica cambia de eje. Colombia eligió cambio a toda costa, aunque éste pueda llegar de polos distintos.  El izquierdista Petro, que se ha ido poniendo nervioso en el desarrollo de la campaña por el descontrolado efecto Hernández, sigue generando enorme temor entre toda la élite política, dispuesta a votar por cualquier que no sea él.

También puedes leer: https://www.patamarilla.com/2022/05/sagasti-critica-acastillo-luego-de-dijera-que-hambruna-les-va-a-dar-a-losociosos/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.