0,00 S/

No hay productos en el carrito.

14.9 C
Lima
viernes, octubre 7, 2022

EL SHOW INTERPELADOR Y EL TC

La extrema derecha y Perú Libre han demostrado que son buenos para el escándalo y el espectáculo, pero a la hora de los hechos ponen pies en polvorosa calzando con el refrán “perro que ladra no muerde”. Un congreso poblado en su mayoría por lobistas, aventureros, autoritarios y conservadores vive su peor crisis de los últimos seis años, quieren vacar a Castillo, pero no pueden, pueden censurar al premier, pero no quieren.

Hemos escuchado a varios congresistas ensayar una serie de galimatías como justificación de por qué no se atrevieron a dar el siguiente paso: censurar a Torres. Habían anunciado con bombos y platillos que no le tenían miedo a un posible cierre del Congreso, sabían que la censura del premier no los ponía al borde del cierre, pero no quisieron hacerlo.

Al igual que Castillo y Cerrón, que se mandan con el pedido de asamblea constituyente sabiendo que sería rechazada en el Congreso, un Aníbal Torres, que se juega los descuentos, fue al Congreso a responderles de tú a tú a sus interpeladores sabiendo que no se atreverían a correr las firmas para censurarlo.

Pero para disimular el burlote, la extrema derecha corre firmas para censurar al ministro de Transportes y Comunicaciones, Carlos Palacios, por designar personas sin experiencia, y, a la ministra de Trabajo, Betsy Chávez, por “autorizar” la huelga de los controladores aéreos.

Lo cierto es que en medio de todo ese espectáculo distractivo el plato de fondo estaba en la elección del Tribunal Constitucional. Un pacto totalitario entre Fuerza Popular, Perú Libre, Renovación Popular y sus otros socios es el que se venía gestando desde hace algún tiempo y se plasmó el martes 10 de mayo con la elección de seis magistrados al Tribunal Constitucional.

El mismo día que se realizaba el show interpelador al premier, la presidenta del Congreso, María Alva, protagonizaba su propio espectáculo para ganar cámaras de TV y flash fotográficos de la peor manera, con su natural estilo malcriado ninguneó a los representantes de la prensa que fueron a las puertas del hemiciclo para protestar contra la Mesa Directiva del Congreso que les niega el acceso.

Los reyes del show un día antes de la interpelación se fueron hasta el penal para entrevistar en vivo y en directo al prontuariado Zamir Villaverde, quien ante las cámaras de TV leyó el libreto que le escribieron y una vez conseguido el objetivo, terminaron la sesión para dar paso a todas las especulaciones de la narrativa del fraude.

El viernes 13 volvieron a citar a la estrella en transmisión directa para que hablara de la teoría del fraude, pero la estrella que no tiene cómo fundamentar tamaña fantasía se acogió al derecho del silencio opacando el show. Villaverde y su abogado ahora llevan y traen de las orejas a esa comisión de Fiscalización que no le tiene miedo el ridículo.

El mismo viernes 13 los voceros del contubernio fuji-porki-cerronista dieron su conferencia de prensa en el Congreso defendiendo su pacto de impunidad en la elección de los seis magistrados del Tribunal Constitucional, cuestionaron al unísono a la CIDH que acusaba recibo de denuncias sobre irregularidades en la elección de miembros del TC; Cerrón, Montoya y otros otorongos cerraron filas contra la CIDH por “inmiscuirse en asuntos internos”.

De inmediato y sin pérdida de tiempo, un apresurado presidente del Tribunal Constitucional, Augusto Ferrero Costa, cuyo periodo vence en septiembre, sacó a relucir su talante autoritario y tomó juramento a 5 de 6 integrantes del Tribunal en forma reservada y sorpresiva, negando el ingreso de la prensa y pasando por encima del pleno que había acordado realizar la ceremonia el miércoles 18. A la dictadura del Congreso se suma ahora un TC intolerante.

El nivel de desaprobación del Congreso en 82% supera a la presidencia de la República 72%, la aprobación de María Alva se sitúa en 16 % y la de Castillo en 22%, pero la ciudadanía ya no los quiere y prefieren adelanto de elecciones generales, por eso sacan del sombrero a Zamir Villaverde para que nos hable de fraude, están confiados en que la calle seguirá silente soportando la mediocridad y el despelote de los ocupantes del Ejecutivo y Legislativo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.