0,00 S/

No hay productos en el carrito.

16.1 C
Lima
viernes, mayo 24, 2024

Condenable masacre de los Quispe Palomino: ¿SL y Pedro Castillo a la vista?

Ante la terrible masacre perpetrada por un grupo armado en el VRAEM, que ha cobrado la vida de 16 peruanos, entre ellas cuatro menores de edad, el Comando Conjunto de las FFAA en comunicado oficial señala la autoría de Sendero Luminoso, dirigida por Víctor Quispe Palomino, camarada “José”. Afirmación compartida por la gran mayoría de medios de comunicación y líderes de opinión. El clan/banda de los Quispe Palomino hace muchos años es considerado por varios especialistas, inteligencia de la PNP y la DEA como organización narcoterrorista. Analistas y mandos militares coinciden en que esta organización, no pasan de 150 integrantes. ¿Deberíamos seguir llamándolos como «Sendero Luminoso» o rezagos del mismo?

A la luz de los hechos, resulta una asociación tendenciosa e interesada. Su uso regular permite no ir a la raíz de los problemas de esa sufrida y abandonada zona, conveniente para mantener un status quo inalterable del VRAEM pese a fuertes inyecciones de presupuesto público y recursos de cooperación internacional. Muy propicio, a su vez, para un uso político. En particular del fujimorismo a quienes les permite mantener la narrativa del gobierno que «derrotó a la subversión». Una extraña coincidencia de incursiones armadas con un saldo de víctimas en los últimos 3 balotajes permiten recordar dicha interpretación y buscar erigirse como los únicos que pueden derrotar al terrorismo . «Mano dura», en versión actual.

Hasta hace más de dos décadas el ex camarada “José” y algunos de sus familiares respondían a «Feliciano» y, por extensión, al Partido Comunista del Perú – Sendero Luminoso (PCP-SL). Con la captura de «Feliciano», los Quispe Palomino profundizaron sus vínculos con este negocio ilegal. Dejaron de ser una organización política-militar con una férrea ideología para ser prácticamente una organización delictiva y criminal. Del marxismo-leninismo-maoísmo-pensamiento Gonzalo derivaron a esta vil industria. Tienen décadas de estar operando, incluso ampliando su influencia en el tráfico de drogas. Han sabido conjugar su «marca» (PCP-SL) para posicionar y “cotizar” mejor sus “servicios” en este mercado de exportación y muy rentable.

En el lugar de sus execrables crímenes, señala el comunicado de las FFAA, “se hallaron panfletos”. Se da cuenta de dos versiones, una más legible que la otra , con fecha 10 de mayo, que pasado 13 días nadie supo de su existencia. Lo revisamos, para identificar cuanto de los parámetros ideológicos y políticos del “pensamiento guía”, se preservan en la actualidad.

Para empezar, a su antigua denominación de PCP le han antepuesto lo de «militarizado», que no calza con la ortodoxia de los seguidores de Guzmán, para quién lo ideológico y político están al mando de lo militar. Y han hecho un cambalache con el llamamiento del Manifiesto Comunista de «Proletarios del mundo, uníos», redactado desprolijamente y en dos lemas, denotando improvisación y muy poca formación marxista.

Atípica también la supuesta motivación de su acción demencial. En la amenaza de «limpieza social» en el VRAEM y el Perú, consideran una variopinta gama de elementos y entidades, con cierto halo moralista, que va desde prostíbulos, locos, gay, lesbianas, hasta ONG y programas sociales gubernamentales. Y, al parecer, han empezado con dos “prostibar”, que ellos califican de cuchipandas cuya ejecución no tiene mucho sentido para alcanzar sus fines “revolucionarios” de tomar el poder, aunque podría estar más cerca de objetivos mundanos como acrecentar sus negocios y un mayor control de la zona.

Y en este despropósito ideológico se incluyen consignas, componente clave para marcar caracterizaciones y orientaciones de estrategia y táctica, sin mucha concordancia. Mas bien en contradicción, si de usanza doctrinaria se trata. De la eliminación de supuestos “pecadores”, pasan al «boicot a las elecciones», que fue la consigna que orientó su primera acción armada en Chuschi . Para de inmediato, oh casualidad, enfilar contra el fujimorismo y Keiko Fujimori en dos “consignas”, calificando de «traidor» a quien vote por ella. No mencionan a Pedro Castillo, pero la omisión permite, como algunos voceros fujimoristas lo han hecho, afirmar que «Sendero Luminoso está llamando a votar por Perú Libre». La inconsistencia es manifiesta, si llamo a boicotear las elecciones y a que nadie vaya a votar, porqué me las agarro con una y dejó entrever mis simpatías por el otro. Cuando el PCP-SL llamó a boicot en 1980 condenó a todos los participantes, incluida las izquierdas que calificó de reformistas y electoreras; «cabezas de ánforas» les decían.

Irrupciones criminales como ésta ya son reiteradas, hasta anunciadas como lo hizo un conductor de un programa televisivo de cable. No son, felizmente, el PCP-SL en tanto organización concebida para la lucha armada, la destrucción del Estado burgués y la toma del poder. Y se debe evitar que después, todo vuelve a la «normalidad». El fracaso de los gobiernos en derrotar el narcotráfico en el VRAEM, no puede continuar.

Fortalecer y alentar las investigaciones policiales y judiciales, como de organismos independientes, para conocer a ciencia cierta a los autores materiales e intelectuales de estos horrendos crímenes y sus reales intenciones. Un portal de investigación ha podido entrevistar a uno de las sobrevivientes: “los atacantes eran personas vestidas de civil que dispararon sin lanzar amenazas o arengas subversivas” . Por esta descripción no estamos ante cuadros políticos-militares, con su indumentaria de rigor y de quien vive monte adentro (“Eran como gente normal”), además bolsiquearon a los caídos y robaron lo que pudieron. Definitivamente, son criminales a secas. Y hay varias hipótesis a considerar para la investigación. Podría ser que este grupo narcotraficante actuó en función de sus intereses comerciales; que intervino por encargo conjugado con lo anterior; participación de otro contingente asesino; o que uno asesinó y el otro sembró el volante de marras…

(1)  “El fujimorismo siempre vivió del terrorismo”, afirma con solvencia Jaime Antezana, en https://www.facebook.com/jaime.antezanarivera/posts/10158439527654677

(2) https://ojo-publico.com/2731/en-el-valle-de-la-droga-narcoterrorismo-mata-16-personas

(3) El 17 de mayo de 1980 hubo una quema pública de ánforas y padrones electorales en el distrito de Chuschi, Cangallo-Ayacucho), por militantes del PCP-SL. Con se declaró la guerra al Estado y se dio inicio a la lucha armada (ILA).

(4)  Recomiendo un análisis del discurso en este “panfleto”, interesante y pertinente, que ha hecho Marco Huaco en su post https://www.facebook.com/marcoantonio.huacopalomino/posts/1640815359443656

(5) https://ojo-publico.com/2731/en-el-valle-de-la-droga-narcoterrorismo-mata-14-personas

(6) Antezana reflexiona: “¿A dónde apunta esta masacre ‘terrorista’? A levantar la candidatura de Keiko Fujimori cuando, todo indica, que marchaba a una derrota. No necesitaron del ‘coche bomba’ en Lima. No era necesario. Bastaba la ‘colaboración’ de la narco-organización de clan Quispe Palomino”.

 

 

1 Comentario

  1. Es condenable desde todos los ángulos posibles. sin duda. Pero ¿por que se ha informado con tanta velocidad por los actores implicados y directos con proceso electoral?, ¿por qué no existe una versión clara y directa?, ¿existe una versión coherente que nos lleven a la verdad de los hehos?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.