0,00 S/

No hay productos en el carrito.

22.7 C
Lima
sábado, diciembre 3, 2022

Dialogo con el JNE: reconociendo los derechos políticos de las mujeres

En estos momentos difíciles del JNE, he querido recordar el saludo que le hice llegar por sus noventa años y al que vuelvo sobre lo expresado. Lo saludé por su contribución al fortalecimiento de la democracia y el ejercicio de los derechos políticos de las mujeres, por el reconocimiento del acoso político y el compromiso de contribuir a su erradicación, por su compromiso por el rescate y la memoria de las sufragistas peruanas, como Zoila Aurora Cáceres y María Jesús Alvarado, y el papel de Magda Portal.

Partiendo de lo que dije, quiero escribir sobre una experiencia enriquecedora en los últimos años. Nos encontrábamos defendiendo la primera propuesta de acoso político en 2015 en una Comisión del Congreso, con Milagros Suito del JNE y Lisbeth Guillén de Manuela Ramos. Ese mismo año nuestra iniciativa de crear una Mesa de Seguimiento de la participación política de las mujeres entre el Estado y la sociedad civil[1] fue acogida por la exministra Marcela Huaita, y el JNE fue, desde su creación, una pieza fundamental. Este espacio de diálogo y trabajo sobrevivió varias gestiones y contó con su apoyo y presencia sostenida. Fue un aliado central para conseguir la paridad y alternancia. Durante el año 2019, hicimos con mucho entusiasmo varios desayunos invitando a todos los sectores políticos, congresistas, exministras y sociedad civil. En 2020 reunimos a todos los y las congresistas que habían propuesto iniciativas de ley sobre la paridad y alternancia. El Jurado siempre estuvo ahí, en el diálogo y en el apoyo para aunar esfuerzos y estrategias para conseguirla y celebrarlo juntos todos. Impulsamos los encuentros con las alcaldesas del Bicentenario. Los iniciamos en su sede, pasamos al MEF y luego a la virtualidad el año pasado. Unidas para visibilizarlas, para conocerlas, para saber cuáles eran sus prioridades, urgencias, y cómo reconocían que vivían situaciones de acoso político.

Juntas, desde nuestra propuesta feminista, hemos reconocido e identificado que había una nueva forma de violencia contra las mujeres aparecida en los últimos años: el acoso político. Ahora tenemos una legislación, pero fue un camino largo. También esperamos estar con ellas cuando se definan las multas previstas en la nueva ley. Nos acompañaron, con el presidente del Jurado a la ciudad de Arequipa, para un encuentro[2] de la red de autoridades mujeres del Perú. Celebramos la incorporación de nuestras propuestas a los compromisos éticos que firmaron los partidos. Los Pactos Éticos Electorales establecieron compromisos como el “de rechazar y erradicar cualquier tipo de discriminación hacia una persona o grupos de personas por razón de raza, etnia, sexo, orientación sexual, identidad de género, edad, procedencia, religión, así como toda práctica difamatoria y xenofóbica que atente con la dignidad de las personas. Asimismo, todo acto de acoso y violencia política que vulnere o amenace el ejercicio de los derechos fundamentales, en especial el de participación política de las mujeres”. Las acompañamos dialogando y denunciando los casos de acoso político de Graciela Tiburcio y Gahela Cari, entre otros, ante el Tribunal Ético Electoral y celebramos juntas nuestros avances.

Y en este camino se fue asentando el reconocimiento de nuestros derechos políticos y la paridad como un horizonte. En todo este camino un aliado fue el JNE. De manera conjunta trabajamos una publicación sobre el acoso político, que celebramos en una Feria del Libro Internacional. Sobre la Memoria, hemos saludado el esfuerzo desde el Museo Electoral por recoger la memoria del sufragio femenino. Las escuelas para las candidatas en los últimos años se hicieron reconociendo el papel de Zoila Aurora Cáceres y Magda Portal, llenando un vacío que no asumen los partidos. Apoyamos decididamente la publicación de las cartas de Zoila Aurora Cáceres en un impecable libro de Sofía Pachas.

Encontramos una apertura para trabajar con las candidatas de todos los partidos políticos en varias elecciones. En una colaboración amplia, apoyamos la construcción de la Agenda por la Igualdad y la presentamos juntas a las representantes de las congresistas elegidas de todos los partidos del nuevo Congreso. Hemos crecido en diálogo con la campaña «Somos la mitad, queremos paridad sin acoso», y han sido muchas horas de trabajo, de talleres, capacitaciones, eventos, escuelas, encuentros. Este es el JNE que yo conozco. Las instituciones son personas[3]; en este largo camino nos encontramos, articulamos y reconocimos.

¿Qué pasará con el JNE? Espero se fortalezca y en el camino mejore pues queremos a más mujeres en el pleno y en los jurados especiales. Que el camino recorrido continúe y lo que vivimos en estas semanas de incertidumbre electoral, teniendo al centro de las tormentas al jurado, sea una experiencia que nos ayude a encontrar nuevos y mejores caminos para resolverlos en democracia.

[1] Mesa de seguimiento de la Participación Política conformada por el MIMP con el JNE, ONPE, RENIEC, Flora Tristán, Manuela Ramos, Calandria, Idea, RENAMA y la Defensoría del Pueblo como observadora.

[2] VII Encuentro Nacional de RENAMA en Arequipa

[3] Con Milagros Suito y Pilar Rojas del JNE, Lisbeth Guillén, Elizabeth Herrera de Manuela Ramos, Margarita Díaz Picasso y Rosario Gamarra de ONPE, Diana Portal de la Defensoría, Diana Parraga de Flora Tristán, Pilar Tello de Idea, Tatiana Acurio y Carol Ruiz de Calandria, con todas las presidentas de Renama en los últimos 13 años, y con Karen Suárez, María Pía, Merci Sante, Grecia Rojas, Rusella Zapata del MIMP.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.