0,00 S/

No hay productos en el carrito.

18.1 C
Lima
domingo, noviembre 27, 2022

Entre las reglas de la competencia y la guerra irregular

Hay diversos escenarios que coexisten en medio del proceso final de la labor de los entes electorales en el Perú. Uno de ellos, sin duda, es el del Estado de Derecho Constitucional, contexto en que el presidente Francisco Sagasti hizo referencia ante la delegación peruana que participará en los Juegos Olímpicos de Tokio donde ha precisado que “ningún deportista cuestiona las reglas de la competencia en la cual ha participado después de perder”. El otro cuando Vladimiro Montesinos exclama (“¡esta es una guerra irregular!”) en uno de los vladiaudios en los que le da órdenes expresas al comandante EP (r) Pedro Rejas para revertir los resultados electorales a favor de Keiko Fujimori a través del pago de sobornos a 3 de los 4 miembros del JNE. Este caso es investigado por el Ministerio Público.

Sin embargo, lo dicho por el exasesor del expresidente Alberto Fujimori no puede soslayarse en la medida que representa una práctica política que se puso de manifiesto, sistemáticamente, en los años 90. La guerra irregular, desde la perspectiva de un Estado, indudablemente, es una de las estrategias de los gobiernos autoritarios para mantenerse en el poder y zafarse de todo cuanto obstáculo político haya. En esa línea, tras la difusión de los audios, el pensamiento montesinista sigue intacto. ¿Cuánto de esta guerra irregular petardeó nuestra débil democracia en estas dos últimas décadas?

En estos tiempos, exceptuando los actos insurgentes, terroristas, guerra de guerrillas, etc., ¿cuál sería la connotación de una guerra irregular? En lo político está totalmente claro el reciente mensaje de Montesinos: acceder al poder dejando de lado las formas convencionales. Lo convencional ¿no es más que el concepto de un Estado de Derecho Constitucional, como el nuestro, para el ejercicio de la política en democracia?

La analogía del presidente Sagasti no es casual. Cuestionar las reglas después de una competencia no es una alusión meramente deportiva, sino un mensaje que linda con el respeto a la institucionalidad, basada en principios y normas, construida a través del tiempo como parte del desarrollo de las sociedades. Es verdad que, en países como el nuestro, con una institucionalidad precaria, las reglas muchas veces no se cumplen por una serie de factores. Por ello, la existencia de una alta tasa de informalidad, evasiones y elusiones. En otros términos, bajo esa lupa del presidente Sagasti, Keiko carece de todo valor institucional al no reconocer los resultados electorales.

Esta disyuntiva es una constante en la historia republicana a puertas del bicentenario, con características propias de la época, como el rol que cumplen los grandes medios y las estrategias modernas del marketing alineados a conceptos no convencionales. Una guerra irregular, en lo político, no tendría éxito, sin una estrategia informativa y publicitaria de baja intensidad. No es nada nuevo. En las dictaduras perfectas del siglo XX y XXI, con fachada de democracia, es el pan de cada día. Mario Vargas Llosa los ha desvelado en algunas de sus novelas y ensayos, pero su lectura del reciente proceso peruano no ha sido muy convincente.

En esta dirección, los desafíos para el nuevo presidente Pedro Castillo, la verdad, son enormes. La bandera de una nueva Constitución, en este marco, no es imperativa enarbolarla porque las prioridades son otras, a pesar de que requiere de una serie de reformas. Sin dejar de lado su pensamiento social, el profesor Castillo, presidente electo legítimamente, tiene que generar grandes consensos, fortaleciendo la democracia, cumpliendo con las reglas de la institucionalidad y con una visión de país mucho más equitativo y desarrollado, sin lugar a guerras no convencionales o proyectos autoritarios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.