0,00 S/

No hay productos en el carrito.

20.4 C
Lima
martes, diciembre 7, 2021

25 de noviembre contra la Violencia Patriarcal

En 1980 se realizó el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano en Colombia. Preocupadas por la violencia contra las mujeres, se decidió dedicarle un día para llamar la atención a lo que venían viviendo las mujeres, ya había casas de refugio populares y atención feminista a las víctimas. El sistema de Naciones Unidas adoptó también la fecha del 25 de noviembre, posteriormente.

Vale recordar, que ese día emblemático, fue para visibilizar el asesinato de las hermanas Minerva, Patria y Maria Teresa Mirabal en República Dominicana, por órdenes del dictador Rafael Trujillo, el 25 de noviembre de 1960. Las hermanas ya habían sido encarceladas dos veces, y luego vivieron detención domiciliaria. El asesinato quisieron hacerlo pasar por un accidente.

La prensa internacional UPI y AP[1] publicaron que la señora Mercedes Reyes viuda de Mirabal, declaró según AP “…. pueden cerciorarse quienes han querido especular groseramente con el dolor de madre que me embarga por la muerte de mis tres hijas Minerva, Patria y Maria Teresa ocurrida en un accidente automovilístico en la carretera de Puerto Plata.” La nota de UPI poniendo en boca de la madre decía: “…repudio, por razones expuestas, la actitud que han tomado grupos sensacionalistas del exterior en cuanto a las muertes de mis hijas y esposo y al infundio de que fui asesinada.”  Así, desinformaba la dictadura al exterior.

He tenido el privilegio de conocer a Dedé Mirabal y recibir su libro Vivas en su Jardín, de sus manos el 25 de noviembre del 2011, gracias a una generosa feminista dominicana como fue Magaly Pineda que nos llevó a la celebración en el Museo. He vuelto a leer el libro diez años después y hago una breve reseña para animar a su lectura y para estar alertas a que no se repita la historia.

El libro está dividido en tres partes, la primera lo que llama Recuerdos de un tiempo feliz, relata sus vidas hasta la llegada del régimen de Trujillo. La segunda, Tiempo de Tormentas, Lucha, Tragedia y Cambios, la inicia con la fatídica fiesta de San Cristóbal (1949) cuando Minerva Mirabal desafía políticamente en público al dictador y concluye con el asesinato de su cuñado Manolo Távarez , viudo de Minerva (1963). La tercera, Tiempo de Recuperación y compromiso, relata con mucho detalle, el esclarecimiento de los asesinatos, el juicio, el destino de los asesinos que incluso, consiguieron visa y residencia en Estados Unidos y una cuarta titulada Tiempo de preservar la Memoria, que incluye su vida y la de los hijos e hijas de la familia que lograron sobrevivir a la tragedia. Como lo explica Dedé, “El hecho de que el 25 de noviembre se haya convertido en una fecha universal también ha contribuido a aumentar el interés por la historia y el legado de mis hermanas, y siento que eso compensa en algo su sacrificio”.

La Pandemia puso en mayor evidencia en todo el planeta, que millones de mujeres viven y sobreviven con las múltiples violencias, ahora denominadas violencias de género. Las movilizaciones del #NiunaMenos fueron quizás las más importantes que se generaron en muchos países, en Perú se realizó el 13 de agosto del 2016.  Fue un alto, una respuesta masiva y contundente.

Este 27 de noviembre, las organizaciones salen con el lema “Nuestras Voces, contra el machismo y el fascismo”, relacionándolo con el fundamentalismo conservador que tenemos en nuestro país.

Hoy identificamos las múltiples formas de violencia de género. Cada día nuevas denuncias aparecen en Perú y en el planeta.   Peng Shuai, tenista china denunció abusos sexuales de un alto funcionario del PC. Ya apareció, pero no sabemos si se abrirá una investigación. Recibimos del incansable defensor Pancho Soberón, la información de las presas políticas, Tamara Dávila, Dora María Téllez, Ana Margarita Vijil y Suyen Barahona que siguen presas y aisladas en la cárcel del Chipote en Nicaragua, hace 165 días y sin poder ver dos de ellas a sus hijas pequeñas.

Para cerrar, menciono la resistencia patriarcal a compartir el poder, por ello el acoso político. Nos hemos demorado diez años en tener información, alertas, denuncias, una legislación, nos falta el reglamento del JNE, el protocolo inter institucional para la prevención, atención y sanción del acoso político a las mujeres, una ruta, acompañamiento y reparación de las víctimas. Cientos de candidatas, autoridades, militantes con denuncias en la impunidad. En las elecciones generales del 2021, el 47% de las candidatas mencionaron haber recibido algún tipo de acoso político y 1 de cada 10 sufrieron violencia física sexual (JNE)

El Estado Peruano se demoró en reconocer, como todos en la región, que tiene la obligación de garantizarnos el derecho a una vida libre de violencias. Tenemos legislaciones, servicios, estadísticas, observatorios, estudios, reportes y en la sociedad peruana hubo cambios, insuficientes, pero los hubo. Seguimos apostando porque sea una prioridad del Estado Peruano y del gobierno de Pedro Castillo. Es tan prioritario como la reforma tributaria, la segunda reforma agraria, el regreso a clases, o la vacunación de toda la población.

Es imposible hablar de Democracia y de Estado de Derecho, conviviendo con tanto sufrimiento y miedo de millones de mujeres. Las discriminaciones, los feminicidios, el maltrato, las violaciones, desapariciones, la trata, el acoso en las redes sociales, en el sistema educativo, en el trabajo, en la política, los crímenes de odio, el racismo, la violencia obstétrica, la violencia de la pobreza, violencia a las mujeres refugiadas y migrantes, la violencia a deportistas, artistas, periodistas escritoras que hoy conocemos, entre otras, es más que otra Pandemia.

[1] Mirabal, Dedé (2008), Vivas en su Jardín. Memorias, Santo Domingo: Aguilar pp. 196

Columnistas de Hoy

Mantente conectado

1,900FansMe gusta
270SeguidoresSeguir
3,800SeguidoresSeguir
360suscriptoresSuscribirte

Últimos artículos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here