0,00 S/

No hay productos en el carrito.

21.4 C
Lima
martes, diciembre 7, 2021

La vacancia en el partidor

Solo era cuestión de tiempo, no hubo tregua alguna.  La congresista Patricia Chirinos de la bancada de Avanza País presentó, ante el pleno del Congreso, la moción de vacancia presidencial por incapacidad moral permanente contra el presidente de la república Pedro Castillo. “Por las madres que no tienen cómo llevar el pan a sus hijos”, “El presidente Castillo no solo padece de incapacidad moral, padece de incapacidad total para gobernar este país”, sustentó su pedido, entre otros argumentos.

A todas luces, lo esgrimido por la congresista tiene una perspectiva estrictamente política antes que un proceso real por incapacidad moral. Peor aún, no se trata de un debido juicio político (impeachment) basado en hechos flagrantes o justificables, como ocurre en las democracias más sólidas. Es parte todavía de la tercera vuelta electoral, en la que, a la narrativa del fraude en mesa, ahora le sucede la de la vacancia. Es más, bajo las premisas de la citada congresista, los alcaldes y gobernadores también serían vacados. Por supuesto que muchos de los congresistas, con los mismos argumentos, tendrían que ser también desaforados.

Habíamos señalado en ocasiones anteriores que la elección del profesor Pedro Castillo, como presidente del Perú, fue la expresión de una realidad social concreta que vivió el país. Pudo haber resultado ganador cualquier otro candidato o candidata, menos Keiko por el alto porcentaje de antivoto que tenía. Si en enero de 2020, tras la disolución del Congreso, ejercida por el entonces presidente Martín Vizcarra, se hubiese realizado también las elecciones presidenciales, es posible que se haya elegido al representante del FREPAP. Este es el drama de nuestra realidad política.

A pesar de este contexto, la intolerancia para juzgar al presidente Castillo, por parte de sus detractores, es del más bajo nivel. En mucho de los casos, no es que no haya argumentos, sino que el propósito es crear las condiciones necesarias para la vacancia con golpes de baja intensidad de manera sistemática. Lo de la congresista Chirinos es un despropósito, pero suelta un globo de ensayo. El discurso de la defensa de la democracia, ante la imposición del comunismo, se vino abajo. Entonces, ¿cuál es la motivación de fondo? Obvio, hay temas muy sensibles relacionados con el Club de la Construcción, Lava Jato, Cuellos Blancos, cuantiosas deudas corporativas con el fisco, el poder de los monopolios, que nada tienen que ver con la visión de país.

Sin duda, el gobierno de Pedro Castillo es muy frágil, signado por la improvisación, con marchas, contramarchas y un sinfín de errores. No es el estadista que el país demanda en estos tiempos. Sin embargo, tuvo gestos de apertura para conformar un gabinete al margen de la mediocridad política de un sector de Perú Libre. Y estar en medio de los extremos, incluido Bellido y compañía, a pesar de querer construir un gobierno más de consenso, sigue en el limbo.

El escenario nacional e internacional no favorece en nada para la vacancia del presidente Pedro Castillo, pero el tema está planteado. Ya se puso en la agenda; esto es lo que más importa a los sectores que quieren tumbarse al presente gobierno, cual fuese el resultado de la referida moción, aunque en la política peruana, las predicciones son relativas. Lo más preocupante es que se está generando una gran intolerancia social.

Columnistas de Hoy

Mantente conectado

1,900FansMe gusta
270SeguidoresSeguir
3,800SeguidoresSeguir
360suscriptoresSuscribirte

Últimos artículos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here