0,00 S/

No hay productos en el carrito.

27.1 C
Lima
jueves, febrero 22, 2024

LA UTILIDAD DEL SISTEMA POLÍTICO POR EL EJECUTIVO EN UN CONTEXTO DE CRISIS

El Poder Ejecutivo tiene entre sus principales principios el servicio al ciudadano, por el cual las entidades que lo conforman están al servicio de las personas y de la sociedad, actuando en función de sus necesidades y expectativas, poniendo como parámetro el interés general de la nación, asegurando que su actividad se realice con arreglo a la eficacia, eficiencia, simplicidad, sostebilidad ambiental, predictibilidad, continuidad, rendición de cuentas, prevención y celeridad.

Para ello, es necesario no entrar en una situación de crisis. Cuando se está a puertas de un proceso de vacancia, el Gobierno pasa por un momento de crisis política; en ese contexto se requiere de una adecuada capacidad política y técnica para poner en óptimo funcionamiento el sistema político, donde se prepare lo conveniente para seguir recepcionando y procesando las necesidades y expectativas de la sociedad, utilizando la institucionalidad, las instituciones y el abordaje con los diversos actores que están asociados e involucrados en el desarrollo de las diversas políticas públicas que se requieren diseñar y ejecutar para propiciar la gobernabilidad.

Considerando lo mencionado, el gobierno del presidente Castillo con el actual gabinete de Anibal Torres; pueden aprovechar la institucionalidad del sistema político usando las normas y reglas para afianzar el rol del Poder Ejecutivo, a partir de su relacionamiento político con el ejercicio compartido con los Gobiernos Regionales y Locales, que pueden ser grandes aliados de la gestión gubernamental, en este momento de su último año de gestión. Además, esto puede significar poner las bases para que en el 2023 se entre con mayor fuerza en la continuidad de gestión que se debe proveer con las nuevas autoridades regionales y locales. Aquí resulta clave que el Poder Ejecutivo apueste por un relanzamiento de la descentralización en base a la búsqueda del desarrollo integral, armónico y sostenible en el territorio.

Para complementar este manejo institucional del Gobierno nacional, es preciso trabajar desde las instancias ministeriales (utilizando el empoderamiento político) para aumentar la capacidad técnica en sus equipos a nivel de funcionarios claves y directivos a cargo de la gestión sustantiva sectorial priorizada en el marco de las necesidades y expectativas más siginificativas para la sociedad. Para ello debe haber un viraje hacia la gestión técnica de la política general de gobierno y que desde cada equipo ministerial se analice la trayectoria de la gestión de las principales líneas de intervención que favorezcan los cambios en la situación social y económica de las poblaciones; ayudándose de profesionales con experiencia y solvencia técnica e integridad (por ejemplo se puede pedir a SERVIR un CENSO de todos los profesionales que han formado y/o forman parte del Cuerpo de Gerentes Públicos; para ponerlos a disposición de la gestión en el Gobierno Nacional).

Hoy sectores como la salud, la educación, la seguridad ciudadana, la reactivación económica y la promoción del empleo, entre otros sectores priorizados según la diversidad territorial a nivel nacional; resultan relevantes en la agenda programática y operativa que debe seguir el Gobierno nacional. Esto es vital para aumentar la credibilidad sobre la capacidad de Gobierno y que ello redunde en una mayor legitimidad pública; de no hacerlo puede repercutir negativamente en la gobernabilidad social que, sumado a los actuales problemas políticos, eleven aún más la inestabilidad del sistema político.

Para completar el análisis del funcionamiento del sistema político en un contexto de crisis, es necesario resaltar la importancia de trabajar con los actores representativos de la sociedad, para lo cual el diálogo y la construcción de consensos es el mejor camino, siempre y cuando haya un talante político de enmienda y correcciones de aquellas trayectorias políticas inadecuadas que llevan al gobierno a la actual situación de crisis política. Por ello, es importante que se cristalice la mención del presidente Castillo para la activación del Acuerdo Nacional en el establecimiento de un nuevo camino de gobernanza; a cuyo espacio se debe ir con gestos políticos de escucha activa y de disposición para generar compromisos políticos exigibles al Gobierno y establecer parámetros para reconducir arreglos políticos sobre la base del interés común y el beneficio para la sociedad.

A esta línea de diálogo, que se aperture en el ámbito del Acuerdo Nacional, le debe seguir líneas de generación de encuentros individuales con las fuerzas políticas, los gremios, los sindicatos, la academia, las representaciones significativas de la sociedad, e inclusive los medios de comunicación; para propiciar un espacio temporal de acción política en la cual todos los actores (gubernamentales y no gubernamentales, públicos y privados) apuesten por un ámbito de gobernabilidad con arreglo a las condiciones constitucionales que hoy tenemos. Este esfuerzo debe involucrar un mejor relacionamiento desde los Poderes del Estado, de allí que entre ambas partes se debe trabajar para generar satisfacciones políticas básicas, que nos lleven a un clima político que permita avanzar al país y con ello las poblaciones tengan mayores niveles de satisfacción en sus necesidades y expectativas sociales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.