0,00 S/

No hay productos en el carrito.

19.1 C
Lima
domingo, noviembre 27, 2022

La ley que permite a privados adquirir vacunas y la solidaridad de las vacunas

Por Manuel Silva

 La presidenta del Congreso de la República promulgó la ley N° 31225, que faculta a las empresas privadas de adquirir vacunas y priorizar a sus trabajadores en la cola de vacunación.

¿Qué dice la ley?

La ley N° 31225, “Ley que promueve la adquisición y provisión de la vacuna contra el coronavirus sars-cov-2 como estrategia sanitaria de vacunación para garantizar su acceso oportuno” busca, según el legislativo, la inmunización de toda la población peruana accediendo a esta de manera oportuna dentro del esquema de prioridades establecido por el Ministerio de Salud.

Aquí se plantea dar un plazo de siete días calendario para que el Poder Ejecutivo, a través del Ministerio de Salud, autorice la entrega de expedientes de importación o adquisición de vacunas contra el coronavirus a las empresas privadas.

Este documento deberá ponerse a disposición del Centro Nacional de Abastecimiento de Recursos Estratégicos (CENARES) para su distribución gratuita en todo el territorio nacional, de conformidad con la Ley 31091, “Ley que garantiza el acceso al tratamiento preventivo y curativo de la enfermedad por coronavirus SARS-CoV-2 y de otras enfermedades”.

Además, las empresas privadas que logren adquirir la vacuna contra el coronavirus bajo la autorización del Minsa y CENARES, tendrán la prioridad de inmunizar a su personal (trabajadores) dentro del marco del Plan Nacional de Vacunación contra la COVID-19. Estas vacunas adquiridas por las empresas privadas estarán bajo la disposición de CENARES, cuyos gastos deberán ser manejados por cada organización privada; sin embargo, estas pueden ser deducibles de impuestos a la renta mientras dure la emergencia sanitaria.

Al respecto, el 1 de junio el ministro de Salud, Óscar Ugarte refirió que “Los privados pueden comprar y está en la ley. Ahí no hay nada nuevo. Yo lo he dicho hace tiempo. Está en la ley que el sector privado puede importar medicamentos y vacunas. Además, es el que más importa. En el caso de las vacunas COVID-19, puede hacerlo, está en ley, ya he dicho que hay 868 empresas autorizadas para comprar en el exterior…Nadie ha impedido. Lo que pasa es que nadie les ha vendido. Por ejemplo, la empresa Pfizer nos ha explicado a nosotros que ellos prefieren venderles a los gobiernos por dos razones: una porque pueden vender a escala en vez de vender a pequeños grupos. Y dos, porque uno de los requisitos que las empresas están pidiendo a todos los estados, no solo a Perú, es que asuman la responsabilidad de cualquier efecto secundario que podría presentarse en la aplicación de la vacuna”.

La norma aprobada por insistencia por el Congreso, faculta también a los gobiernos regionales y locales la importación o adquisición de las vacunas, cuyas serán adquiridas con el presupuesto institucional de cada gobierno sea regional o local. Por lo cual, el legislativo insta al Ministerio de Economía y Finanzas formular las directivas que considere pertinentes para dar cumplimiento a esta facultad de adquisición de vacunas por parte de los gobiernos regionales y locales.

Es así como los gobiernos regionales que importen o adquieran las vacunas, en coordinación con el Ministerio de Salud y CENARES, establecen la estrategia y los procedimientos para que se proceda, dentro del marco del Plan Nacional de Vacunación a la inmunización de la población de su jurisdicción. Por su parte, los gobiernos locales, previo convenio con los gobiernos regionales, podrán solicitar, con cargo a su presupuesto institucional, la importación o adquisición de la vacuna y otros medicamentos contra el coronavirus para la inmunización de la población de su jurisdicción.

Se debe tomar en cuenta que, según estipula el texto de la ley publicada en el diario El Peruano, la vigencia de las facultades otorgadas a los gobiernos regionales y locales se regirá solo de manera excepcional y transitoria mientras dure la emergencia sanitaria dictada por decreto Supremo (Emergencia Sanitaria) y sus prórrogas. Asimismo, se deberá, a fin de evitar la corrupción en esta adquisición por parte de los gobiernos regionales, una cláusula anticorrupción, bajo causal de nulidad y responsabilidad.

 

Algunas farmacéuticas se niegan al suministro de vacunas privadas mientras que Sinovac abre sus puertas en Colombia

Tal como se recogió las declaraciones del ministro de salud a inicios de este informe, las farmacéuticas prefieren venderles a los gobiernos por dos razones: por la venta a gran escala de vacunas, y por el pedido a los estados de la responsabilidad de cualquier efecto secundario que podría presentarse en la aplicación de la vacuna. Es más, en abril de este año, AstraZeneca y Pfizer compartieron su idea de negar el suministro de vacunas a privados, pues su enfoque actual corresponde a cumplir con los compromisos sustanciales adquiridos con los gobiernos y las organizaciones internacionales del sector salud.

Como se puede apreciar en el siguiente cuadro realizado por La República, la mayoría de los países en la región latinoamericana, tienen la condición de obtención de las vacunas como un acuerdo bilateral entre farmacéuticas y gobiernos.

Además, la BBC publicó un informe titulado “¿Cuán factible (y conveniente) puede ser la compra privada de vacunas contra el covid-19?”, en mayo de este año.

Según comentó Ana Elena Chévez, asesora regional en inmunizaciones de la OMS para la BBC, “el objetivo de la vacuna actualmente es su utilización como medida de salud pública. El primer objetivo es proteger a las personas que tienen un riesgo mayor de enfermarse gravemente de covid-19 o de morir por la enfermedad… por eso el uso de las vacunas por ‘pago de bolsillo’ puede ampliar las inequidades que desafortunadamente la pandemia ha subrayado tanto en la región».

Los países de América Latina no tienen recursos ilimitados para, además de atender una emergencia de salud pública como lo es la pandemia en todos sus niveles, prestar recursos a los privados para que ellos puedan aplicar las vacunas que adquirieron… los privados necesitan enfermeras para aplicar las vacunas, lugares para almacenarlas, centros de vacunación… y eso no va a venir de otro lugar que no sea el Estado, o en competencia con él”, añadió para la BBC Ángela Uyén, investigadora especialista en enfermedades infecciosas y asesora de Médicos Sin Fronteras.

Sin embargo, como se mencionó, AstraZeneca y Pfizer señalaron que se negaban aún a la idea de abastecer de vacunas a privados, una línea que siguió, inicialmente, la farmacéutica china Sinovac Biotech, pero según confirmó el director del Departamento Administrativo Presidencia de la Republica de Colombia, Víctor Muñoz, Hemos recibido confirmación por parte de la farmacéutica Sinovac del envío de 3 millones de dosis para la última semana del mes de Junio 1.5 millones para el #PlanNacionalDeVacunación 1.5 millones para la estrategia del sector privado”.

Asimismo, el ministro de Salud de Colombia, Fernando Ruiz, indicó que “la regulación indica que estas vacunas no se pueden vender, las compran los empresarios, y se las aplicarán a los empleados de acuerdo con la regulación”. Un modelo similar a la propuesta en la norma peruana aprobada por el congreso.

Estas alianzas estratégicas prioritarias que podrán hacer los privados para la vacunación se formalizarán por la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres de Colombia (UNGRD), como lo ha establecido el Decreto 660 de 2021.

Las normas básicas que los privados deben respetar en este decreto son:

  1. Selección entre las vacunas disponibles en el mercado internacional
  2. Que estas vacunas tengan Autorización Sanitaria de Uso de Emergencia (Asue) otorgada por el Invima (Agencia Regulatoria Nacional).
  3. Tener claro el protocolo o las reglas para la conservación, almacenamiento y aplicación de las vacunas adquiridas a través de prestadores de servicios de salud que tengan habilitado el servicio de vacunación.
  4. Los recursos comprometidos por los privados serán transferidos por el Fome (Fondo de mitigación de emergencias).
  5. Ninguno de los aportes constituirá una donación y se usarán como garantía de la disponibilidad para solicitar la oferta al laboratorio fabricante y estimar la cantidad de dosis demandadas.
  6. Entre los otros mecanismos que resulten aplicables, de los recursos a ser girados al Fome, se podrán usar para cubrir el costo de las dosis.

 

Covax solo ha podido reunir 72 millones de vacunas

Según información compartida por la revista médica británica “The Lancet”, recogida por Carla Arévalo en su columna “Covax, el deseo de solidaridad mundial” para Pata Amarilla, “COVAX cumple un año de creación y lo que ha podido alcanzar ha sido reunir apenas 72 millones de dosis para distribuirlas en 125 países, lo que obviamente es insuficiente para poner a salvo a todo el mundo”.

La publicación de The Lancet, asimismo, recoge la opinión de Gavin Yamey de la Universidad de Duke (Durham, NC, EEUU), quien participó del diseño del mecanismo Covax. “Fue una hermosa idea, nacida de la solidaridad”, dijo el experto, quien agregó: «Desafortunadamente, no sucedió … Los países ricos se comportaron peor que las peores pesadillas de nadie».

Asimismo, en mayo del 2021, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, señaló en un comunicado que: “El COVAX funciona. Hemos enviado cada una de los 72 millones de dosis que hemos podido conseguir hasta ahora, a 125 países y economías. Pero esas dosis apenas alcanzan para el 1% de la población total de esos países.  Por eso, hago hoy un llamamiento a los Estados Miembros para que apoyen un impulso masivo con el fin de vacunar al menos al 10% de la población de cada país para septiembre, y una campaña hasta diciembre que nos permita lograr el objetivo de vacunar al menos al 30% para el final del año. Esto es crucial para frenar la enfermedad grave y las defunciones, mantener seguros a nuestros trabajadores sanitarios y reabrir nuestras sociedades y economías”.

A esto, se le suma el acuerdo del Grupo del G7, cuya respuesta al respecto de la vacunación acordó la donación de solo mil millones de vacunas, una respuesta que, para el internacionalista Ramiro Escobar “creo que habría que tener en cuenta lo que dijo la OMS en el sentido que en realidad se necesitarían 11 mil millones de vacunas, no mil millones, han ofrecido la décima parte de lo que realmente se necesita, creo que los países desarrollados pueden ofrecer mucho más, hubiera sido una propuesta más estratégica”, indicó en el informe “Reunión del G7: salir de la pandemia y aprender de ella. Vacunas, clima, China y Rusia”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Columnistas de Hoy

Seguidores

2,913FansMe gusta
510SeguidoresSeguir
5,258SeguidoresSeguir
450suscriptoresSuscribirte

Suscríbete a nuestro boletín

Bienvenido(a)👋 Un placer conocerte. Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No enviamos spam! Puedes desuscribirte en cualquier momento.